Mensaje de urgencia

Neivanos, Huilenses y Colombianos en general:

alt=

Hay momentos en la vida de las personas y de las sociedades que son puntos de inflexión. Colombia registra cifras seculares de pobreza,  desigualdad y violencia, que nos hacen inviables como país. Asistimos al instante histórico de revertir esa tendencia. Confieso, genuinamente, que tengo el pálpito que el próximo domingo 29 de mayo, es el día del cambio. Ahora tenemos la posibilidad de devolvernos la fe y la esperanza,  construir un país de derechos,  una patria más amable, que nos brinde afecto, protección y oportunidades para todos. Que los campos y cada rincón del país,  de frontera a frontera respiren la paz como el aire, cotidiana como cada mañana. Los invito desde las profundidades de los pliegues de mi alma a sumarse a este sueño, con la convicción que será el mejor legado  a nuestros hijos y a las futuras generaciones.
Yo descargo mi fe y esperanza infinitas, en Gustavo Petro el presidente de todos, de quien espero sea el restaurador de nuestras instituciones, historia y unidad, de la mano de Francia Marquez, la vicepresidenta que con su historia y testimonio de vida, harán de nuestra existencia, un acontecimiento bueno, que nos permita vivir sabroso, en armonía y paz. Con el afecto patrio de siempre y la sinceridad propia de mi estirpe, les brindo a todos mi alma y mi fe, confundidas en un abrazo fuerte, como el que se le brinda con amor y orgullo a un hijo, ante cada triunfo y momentos estelares de su vida. Ricardo Perdomo Pinzón, abogado.