Evocación a las mujeres victimas

Pese a los esfuerzos de la Secretaria de Cultura y Turismo, el Salón Departamental de Artistas no trascendió las expectativas.

alt=

 

Tal vez, realizarlo en diciembre, en medio de los eventos navideños y el remate de año, no fue la mejor fecha. Igual, las vacaciones escolares tampoco ayudaron, por eso, quienes lo visitaron fueron básicamente turistas que pasaron en ese tiempo por el Museo de Arte Contemporáneo del Huila, sitio del salón.

Sin embargo la muestra, que reunía diez artistas huilenses y cuatro invitados, en donde se podía balancear el trabajo de artistas con alguna trayectoria como Jerome Valbuena, Segundo Salamanca y Fernando Nuñez con artistas que comienzan a ser tenido en cuenta, como Omarlain Ramirez, Lina Marcela Caquimbo, Ángel Ordoñez y William Giraldo, se dejaba ver y hacían honor al proyecto presentado; Ab-origen, es decir buscar el origen de los conflictos.

Oficialmente, el Salón se levanta este martes 18 de enero, con la entrega de las obras ganadoras (premios de adquisición) y la entrega de los textos de la muestra. En ese sentido, la curaduria del Salón, realizara un evento especial en el segundo piso de la Biblioteca Departamental, a la entrada de la Academia Huilense de Historia, donde se colocará la obra de Lina Marcela Caquimbo, haciendo una Evocación de las Mujeres Víctimas del conflicto, con quienes la artista elaboro la pieza ganadora. Un trabajo muy emotivo, que la artista lo presenta asi; “la obra que usted está observando es producto de mi encuentro con dichas mujeres y de mi escucha atenta a sus historias de vida; 15 rostros que reflejan resiliencia, valentía y empoderamiento para templar sus espíritus como un tambor y en este marcar un renovado ritmo, para sí mismas y para las futuras generaciones: la lucha insistente por querer un país y un mundo mejor”.

La pieza quedara permanentemente en ese sitio y es una evocación a las mujeres víctimas del conflicto y un reconocimiento a ellas, por parte de la Secretaria de Cultura y Turismo. El evento se realizará el martes 18 a las 4:00 de la tarde y será el primero de varias actividades programadas para el cierre del Año del Centenario de Tierra de Promisión. Para la artista, es igualmente, el final de un proceso donde, “las emociones y sentimientos de una persona, sobre todo las que se incuban en la infancia, atraviesan todas sus dimensiones e inciden en la forma en la que tejen sus vínculos consigo misma, con el otro y con su comunidad. Igual de trascendentales son las experiencias emocionales atravesadas por la violencia (en cualquiera de sus formas), pues estas, abren heridas en nuestro entramado emocional que suelen ser difíciles de cerrar”. 

Por qué la pieza, no solamente consiste en la elaboración manual, sino también el interactuar con las historias de vida de estas mujeres. “sus historias son espejos que reflejan un pasado y un porvenir con el que muchas mujeres podemos identificarnos; los destellos de estos espejos toman forma a través de sus relatos, pero también de sus rostros, sus miradas, sus sonrisas (a pesar de todo) apoyadas en la esperanza y en la alegría, sus gestos, el brillo de sus anhelos titilando en sus pupilas”. La pieza tiene un soporte circular y de ahí comienza a construir un tejido sobre el cual reposa el rostro de 15 mujeres víctimas del conflicto. En ese sentido, el acabado, la narrativa y la empatía fueron motivos para ser declarada Premio en el Salón, junto a la escultura de Yerome Valbuena y la instalación de William Giraldo.

“Lo que usted está observando es el tejido de unas historias de vida cuyos hilos comunes (rojo y verde) conectan a estas mujeres: el primero sostiene la memoria del pasado, atravesado por las violencias comunes que han tenido que enfrentar; el otro, representa la férrea decisión de reconocer dichas violencias, darles la cara, sanar sus heridas, hacerles frente y, enlazar con firmeza el porvenir”. Y este tejido de memoria y solidaridad, es justamente lo que mantiene vivas y fuertes a nuestras mujeres y las ayuda a cerrar las heridas y de darle voz a las víctimas, para que reconstruyan sus historias de vida. Historias de la cual no es lejana, la empírica y talentosa artista de 28 años, quién a lo largo de los años ha realizado murales y otras piezas de arte en diferentes sitios. Gracias a Lina Marcela Caquimbo, las mujeres víctimas serán recordadas siempre en la Biblioteca Departamental.