El general José María Dionisio Melo y Ortiz, patriota internacionalista

Nació en Chaparral, Tolima el 9 de octubre de 1800, estudio las primeras letras en la escuela pública de su pueblo natal y luego en el colegio San Bonifacio de Ibagué.

alt=

 

Ingreso al ejercito patriota el 1 de abril de 1819, con el grado de teniente; hizo todas las campañas de Pasto, Ecuador, Perú y Bolivia, sobresaliendo en las batallas de Popayán y Pitayo en 1820; Jenoy en 1821, Pichincha en 1822, Junín y Ayacucho en 1824, Alto Perú, más tarde Bolivia en 1825 y donde permanece como auxiliar de campo del ejercito hasta 1827, siempre bajo las órdenes del general José María Sucre.   

Condecorado con las medallas de los Vencedores de Pichincha, Junín y Ayacucho, de los Libertadores del Sur y el Busto del Libertador. Su hoja de servicio militar lo declara “Benemérito en grado heroico y eminente y es irreprensible su conducta”.

 En 1830 a raíz de la salida del poder del general Rafael Urdaneta, son retirados todos los seguidores del Libertador Simón Bolívar, incluido el general Melo, quien permaneció preso de enero a agosto de 1831 en el castillo de San Fernando en Bocachica, Cartagena, siendo luego desterrado y borrado de la lista militar. Era presidente el general Domingo Caicedo y ministro de guerra el general José María Obando.

Viaja el general Melo a Curazao, pidiendo luego permiso para pasar a Venezuela, llegando a Caracas en noviembre de 1831. Conoce allí a doña Teresa Vargas y París, hija del prócer granadino Ignacio Vargas y Tavera, natural de Charalá y fusilado por Morillo en 1815 y de doña Ignacia París y Ricaurte, hermana de la esposa del general Urdaneta. Contrae Melo matrimonio con doña Teresa, teniendo dos hijos, una niña a quien llamaron Bolivia y falleció soltera y un hijo de quien se desconoce nombre y destino.

En julio de 1835 participa Melo como uno de los 14 líderes de la revolución de Caracas del grupo conocido como “La Reforma”, que derroca al presidente José María Vargas; la revolución es vencida en diciembre y Melo es desterrado. Viaja a las Antillas, regresando años después para vincularse en Ibagué a actividades comerciales, hasta 1847, cuando es reincorporado al Ejecito de la Nueva Granada, con el grado de coronel y siendo el jefe del cuerpo de caballería de los Húsares de la guarnición de Bogotá. En 1850 es coronel efectivo y el 1851 es ascendido por el Senado a General de la Nueva Granada.

El 4 de octubre de 1849 se afilia a la logia Estrella del Tequendama No. 11 de Bogotá, se había iniciado en una logia peruana de la época y fue miembro de una logia de La Plata, Argentina, como grado 32.

En 1852 es nombrado comandante general del departamento de Cundinamarca, por el presidente de la república maestro masón José Hilario López.

Ocurre por los mismos años la creación de los partidos liberal y conservador y de grupos socialistas; estos últimos generan oposición a la inversión extranjera y el librecambismo, creando las Sociedades democráticas y una Junta Central democrática, que enfrenta al gobierno, que reacciona persiguiendo artesanos, con algunos detenidos y otros fusilados. También se emite una nueva constitución, la de 1853, que es recibida con displicencia por el clero y el partido conservador, que la desconocen y preparan una guerra civil.

Melo propone al presidente, maestro masón José María Obando que se constituya en dictador, no aceptando, por lo que decide hacerlo el propio Melo el 17 de abril de 1854, gobierno que dura solo ocho meses, siendo derrocado por el también masón general Tomás Cipriano de Mosquera.

Fue Melo un dictador sui generis, bajo su sueldo de 1000 a 600 pesos, inofensivo, sin ambiciones personales, ni de lucro, no fusiló, ni expulsó a nadie y se demoró en realizar las reformas que todos pedían a nivel nacional.

Encarcelado e indultado sale a Centro América, inicialmente a Costa Rica, donde permanece tres años y donde con la panameña Juliana Granados tuvo un hijo Máximo Melo Granados, con quien viaja a El Salvador, luego del fallecimiento de Juliana. Aquí es nombrado en 1859, Inspector General del Ejercito por el presidente general Gerardo Barrios, luego pasa a jefe del Estado Mayor del ejercito y finalmente director del colegio militar salvadoreño, siendo reconocido como el más fiel lugarteniente del General Simón Bolívar.

Renuncia a todos los cargos y viaja a Guatemala, donde se le ordena abandonar por parte del dictador general Rafael Carrera, pasando a México, a Ciudad Real, capital del estado de Chiapas y donde se vincula a través del gobernador, general Ángel Albino Corzo al ejercito de defensa de las leyes de la Reforma, del presidente maestro masón Benito Juárez.  El 1 de junio de 1860 en la hacienda La Juncana, cuando enfrentaba una insurrección de oposición al gobierno, por el general Juan Antonio Ortega, es retenido y fusilado sin formula de juicio. Muere aquí un gran patriota internacionalista, que merece sitial al lado de su jefe máximo, el inmortal Libertador Simón Bolívar.

El general Corzo gobernador de Chiapas, se hace cargo de Máximo, quien ingresa al ejército mejicano, llegando al grado de Capitán y casándose con Amada Corzo y Ruiz, hija de su protector, teniendo cinco hijos, tres hombres y dos mujeres, una de ellas, la profesora Zoraida Melo Granados y Corzo. Máximo ingresa en 1880 a la logia Regeneración No 54 de San Cristóbal de las Casas, antes Ciudad Real, estado de Chiapas. Finalmente falleció en el pueblo de La Concordia, Estado de Chiapas.