La enseñanzas de Chile y la izquierda colombiana

El triunfo de Gabriel Boric en Chile debería de dejar algunas enseñanzas a la izquierda en Colombia y sin embargo, uno siente que no, que seguimos en las mismas. La conformación de las listas electorales es el mejor ejemplo de ello y en realidad, en esos procesos, vuelven las mismas mañas y los vicios de siempre.

alt=

 

Por ejemplo,  una de las cosas que tienen los chilenos, primero Allende y ahora Boric, es la capacidad para reconocer problemas, carencias o errores propios. Y de esa forma armar consensos sin repudiar al otro. En el caso de Boric se recuerda como en la campaña y aún ahora, se le acusa  de carecer de la "experiencia suficiente" para ser presidente y el respondió lo lógico; "Me falta aprender mucho". En cambio nosotros nacemos aprendidos. Como en el caso de alguna candidata al senado del Pacto Histórico, que de la noche a la mañana se volvió empresaria y líder de las juventudes. 

Igual, se siente que la vieja discusión en la izquierda sigue ahí, la eternas diferencias motivadas por la forma de la estrategia; "un sector 'purista', que prefiere una izquierda  limitada a miembros con trayectoria exclusiva en la izquierda y otro 'pragmático', dispuesto a moverse al centro para captar apoyos en sectores independientes. En ese sentido, Boric moderó su discurso de cambio radical en la segunda vuelta, para buscar el apoyo de las fuerzas de centro. Esa fue la estrategia; saber adaptarse sin dogmatismos, o como se dijo; "Adaptarse sin maquiavelismos". Lo que lo vuelve un buen político de estos tiempos es que está más abierto y atento a las señales que vienen que a un plan maquiavélico. Nosotros, ante el primer problema; de una vez renunciamos, dividimos el proceso y armamos rancho aparte.  

A partir de lo anterior, se puede entender por qué la izquierda en Colombia ha tenido una función secundaria al ejercicio del poder político. Incluso, distintos postulados de la izquierda han sido cooptados y usados por otros movimientos. Por eso, nunca está de más, recordar el significado de esos dos conceptos. Giovanni  Sartori, afirma que la izquierda es aquella "política que apela a la ética y que rechaza la injusticia", para concluir que la izquierda es altruismo y hacer el bien a los otros. Al referirse a la derecha, el autor sostiene que es egoísmo y vivir por el bien de uno mismo, pues la derecha no se ocupa de virtudes y atiende solo a sus asuntos. Autores como Bobbio y Madiran concuerdan en que el núcleo irreductible de la izquierda está constituido por los partidarios de la igualdad, y que la derecha tiene origen en los partidos de los privilegiados. 

la victoria de Boric es la institucionalización natural del lamento generacional que ha resonado en todo Chile durante al menos una década. Es visto como la voz de una generación que está dispuesta a romper con el pasado y que ha salido a las calles por decenas e incluso cientos de miles para reclamar un país más igualitario e inclusivo. Boric es hijo de la democracia chilena. En cambio, en Colombia la izquierda sigue con los hijos de los años 60´s, los que escucharon a sus padres hablar del Che y del cura Camilo. El cambio generacional, todavía no llega, la lista a la cámara del Pacto Histórico, son puros pensionados, no hay un joven. Y las mujeres andan ahora impulsando el emprendimiento feminista de sus negocios “violetas” (ya no son rosados), pero sin una propuesta válida para estos tiempos, igual que los indígenas pegados a la Minga. Las luchas sociales se volvieron gremialistas, cada uno con su pedazo. 

Lo otro que no aprendimos; Gabriel Boric surge de las protestas estudiantiles de 2011, representa la nueva generación de izquierda, muy joven y surgida en los corredores secundarios y universitarios, y tropelio con la primera línea chilena. En Colombia, el Paro nacional puso de relieve a un actor social que representa, por su peso demográfico, al 25 por ciento de los colombianos. Ellos pusieron la sangre y las lágrimas en el Paro. La Primera Línea representa a esa juventud marginada. El Pacto Histórico la margino de sus listas electorales.