Comfamiliar

El mundo desde nuestra Región

Domingo 19 de Mayo del 2019
San Pedro Plaza

OPANOTICIAS

Visage

Un gremio que palidece

Un


OPANOTICIAS dialogó con el dirigente campesino Ricardo López sobre la dura realidad del gremio arrocero, uno de los más tradicionales del departamento y el país.

Ricardo López es un importante dirigente del departamento en materia agraria, ligado al movimiento de dignidad agropecuaria y defensor de los intereses de los campesinos opitas, productores de diversos productos.

Comparta con los seguidores de OPANOTICIAS, la actual situación de los productores arroceros del departamento

“Digamos que el problema no es tanto la importación del grano, lo que pasa es que también tenemos dificultades con las deudas, los bajos costos que nos está generando nuestra producción, por la manipulación constante que hace la agroindustria que son los molineros o las grandes industrias, por los procesos de embargo y remates de muchos de los predios de los arroceros no solo en el Huila sino también a nivel nacional y obviamente los TLC, con la aplicabilidad de los diferentes tratados que tiene el Gobierno Nacional por lo que estamos preocupados y fuera de eso se pretende gravar el 18 por ciento de los productos agropecuarios, lo que generaría un caos y luego de la frustrada y mal incentivada política de Colombia Siembra, los productores de arroz y de otros productos hemos quedado en el limbo”.

Se hablan de importaciones del arroz de Perú, Ecuador y de Estados Unidos, ¿Esto a qué se debe?

“Eso forma parte del cumplimiento de los tratados de libre comercio firmados en los gobiernos de César Gaviria y Álvaro Uribe, en el cual decía que a partir de determinado año, las importaciones del grano iban paulatinamente tener que ceder frente al tema del pago de arancel, con base en ello van a entrar 175.000 toneladas de forma paulatina cada año a partir del 2022 y en el tema del Alca, por Colombia formar parte de estos tratados internacionales, tiene que empezar a cumplir con unas cuotas, es decir, recibir el arroz que viene de otros países y a ello súmele que tenemos una fronteras desprotegidas por las cuales entra cualquier cantidad de contrabando, por lo que digamos que actualmente somos un enfermo terminal y que el Gobierno Nacional lo que nos está aplicando es la eutanasia, aplicándole a todos los arroceros de Colombia”.

Viendo que Colombia debe cumplir con unas cuotas, ¿Es imposible hablar de exportación del arroz colombiano a otros países?

“Nosotros no tenemos la más mínima posibilidad de exportación porque en primer el consumo interno difícilmente lo cumplimos y fuera de eso los costos de producción son los más elevados de América Latina, no es la misma condición con las que produce un granjero en los Estados Unidos que en Colombia, Son condiciones de desventaja muy difíciles por lo que jamás tendremos esa perspectiva siempre y cuando no haya una política de producción agropecuaria que con este gobierno y los que han pasado ha sido muy difíciles”.

¿Actualmente cuántas familias viven del cultivo del arroz y en qué municipios se produce?

“En el Huila hay 5.000 familias productoras del arroz y no solo en Campoalegre que además tiene sus fiestas del arroz, también se cultiva arroz en la zona rural de Neiva, también se cultiva en municipios como Aipe, Palermo, Yaguará, Villavieja, Teruel e incluso algunas localidades del sur ya cultivan arroz, por lo que contamos con ocho o nueve municipios con vocaciones arrocera, lo que nos preocupa porque y máxime cuando le digo, las condiciones de desigualdad cuando se produce el grano en el departamento y en el país, nos pone en inferioridad de condiciones y nos pone de la mano de lo que la industria molinera quiere hacer con el productor, algo que hemos estado peleando desde hace varios años, de los que integran el renglón agrícola, los arroceros son los más endeudados”.

Hay casos en la agricultura de productores que se han dedicado a ser empresarios con sus proyectos productivos, como en el caso del café, ¿eso es posible en el caso del arroz?

“Eso es un proceso muy complejo y difícil precisamente por lo planteado antes, la gran industria es la que determina el precio al productor y es la que determina el precio al consumidor final, es imposible que en Colombia baje el precio de la carga de arroz y el consumidor final, cada vez que pasa eso, pague mucho más en las grandes superficies”.


Loading...
San Pedro Plaza

mya