El COVID devuelve la esencia a los uniformes del personal sanitario

Al origen los uniformes del personal de la salud fueron diseñados para crear una protección de los trabajadores sanitarios contra fluidos corporales, bacterias y sustancias químicas en los hospitales

alt=

Al origen los uniformes del personal de la salud fueron diseñados para crear una protección de los trabajadores sanitarios contra fluidos corporales, bacterias y sustancias químicas en los hospitales, lo mismo que para evitar la contaminación cruzada de las diferentes infecciones (bacterianas o virales) que existen dentro y fuera de los hospitales.

Poco a poco el uniforme perdió el valor sanitario de origen, muy seguramente por la falta de dotación y de infraestructura, como casilleros, servicio de lavandería y desinfección en los propios centros de salud, el uniforme dejó de ser un elemento de protección y seguridad sanitario y paso a ser ropa de calle.

El personal de salud empezó a utilizar el uniforme, para salir a sus pausas, acudir a los restaurantes cercanos de los lugares de trabajo, hasta tomar transportes públicos vestidos con sus uniformes. Para las personas externas a un centro hospitalario, todo uniforme médico, traduce “Doctor” por lo que salir con éste empezó a dar reconocimiento, importancia y status social a los trabajadores de la Salud. El uniforme perdió su esencia de protección, para convertirse en un elemento de imagen, de clasismo y hasta de arribismo.

Actualmente en plena crisis de la Pandemia del Coronavirus, los uniformes del personal de la salud, que hasta hace unos días daba status social, hoy, se convierte en un riesgo, un objetivo de violencias y amenazas. Estas acciones violentas contra el personal sanitario y la necesidad de garantizar normas de higiene y protección, puso en evidencia el mal uso del uniforme del personal de la salud y la falta de normas estrictas de las instituciones de sanidad.

Estas reflexiones sobre el uso del uniforme en el personal de la salud, también conlleva  una condena enérgica a las agresiones y actos de discriminación de los que ha sido objeto el personal sanitario que combate la pandemia del covid-19 en Colombia.

Fedesalud y la Federación Médica Colombiana, tomaron cartas en el asunto y enviaron el pasado 10 de marzo, una carta al Ministerio de Salud, haciendo “un llamado a corregir las prácticas actuales que constituyen un riesgo sanitario”, durante la gestión de la pandemia. Las dos Federaciones solicitan proveer las instituciones sanitarias de ropa de trabajo, de lokers o casilleros, de lugares adecuados para que el personal pueda hacer el cambio de ropa de calle por los uniformes y viceversa, lo mismo que el servicio de lavandería institucional, pues garantizar una desinfección adecuada, es labor de la institución y no del empleado que no dispone de los medios para hacerlo en su casa.

Veremos para cuando estas medidas se harán efectivas y el personal de salud deje de ser el blanco de agresiones.

Redacción Opanoticias

alt=

Elite author
View all posts