4 consejos para alargar la vida útil de tu nevera

Si existe un electrodoméstico fundamental en la vida de cualquier persona es la nevera. No por nada, junto con la cama, la mesa y las sillas, es uno de los primeros elementos que se compran al montar un nuevo hogar.

alt=

Ahora bien, además de ser imprescindible, es un artículo que funciona 24 horas seguidas, los 365 días del año y que se abre y se cierra varias veces, especialmente en las casas en las cuales habitan varias personas. Por este motivo es muy importante que sepas cómo evitar que se arruine.

Si quieres seguir ofreciendo y disfrutando bebidas frías cuando te reúnes con tus familiares y amigos para hacer apuestas en Codere, no te pierdas este artículo que te brindará información para cuidar tu nevera. Es ideal para el momento de las apuestas disfrutar unas cervezas bien frías y compartir el momento con algo de comida.

4 tips para optimizar el funcionamiento de tu nevera

¿Te preocupa que tu refrigerador empiece a tener problemas? ¿No quieres afrontar el gasto de comprar uno nuevo? Checa estos consejos para alargar su vida útil.

Colócala en un lugar adecuado

Cada cocina tiene su distribución y en ocasiones no resta demasiado espacio para modificarla, pero lo ideal es situar la heladera lejos de cualquier tipo de fuente de calor, como por ejemplo hornos o anafes, así como también colocarla alejada de aquellos lugares que reciben luz solar de forma directa.

Además, es fundamental dejar entre 5 y 10 centímetros entre la parte trasera de la nevera y la pared para que el aparato pueda respirar y no se sobrecaliente.

Por otro lado, dado que está conectada a la corriente eléctrica durante todo el día, tiene que estar lejos de áreas donde se trabaja con agua, como el fregadero o la lavadora.

Sitúa los alimentos estratégicamente

En primer lugar es importante que entiendas que la función de una nevera no es guardar cualquier tipo de producto alimenticio, sino solamente aquellos que requieren refrigeración. Por lo tanto, evita llenarla demasiado porque cuantos más artículos coloques, menos frío recibirá cada uno.

Para que la temperatura se conserve de manera apropiada, deja 3 centímetros de separación entre cada alimento y sitúa los que utilizas más a menudo en los estantes superiores.

Aprovecha las divisiones que traen la mayoría de los aparatos y coloca carnes, frutas y verduras en la parte inferior, ya que es la más fría. La puerta es el sector más cálido, de modo que es adecuada para productos que no requieran frío continuo, como mermeladas o huevos.

Comprueba que las puertas cierren herméticamente

Si las puertas no están selladas de forma hermética se producirán fugas de frío y, en consecuencia, el motor de la nevera deberá reiniciarse permanentemente para mantener la temperatura estable.

¿Quieres saber si están correctamente selladas? Coloca un papel y sitúalo en los burletes de la puerta. Si te cuesta trabajo retirarlo, el funcionamiento es el adecuado. Pero si sale fácilmente, es momento de cambiar las juntas.

Verifica que la nevera esté nivelada

Si este electrodoméstico no está debidamente nivelado es probable que la puerta no cierre herméticamente, provocando no solamente fugas de frío, sino también vibraciones que desgastan el motor con el paso del tiempo.

Por eso, no olvides ajustar las patas de tu nevera hasta que quede correctamente nivelada.