Comfamiliar Comfamiliar
Política

Dos asesores de la Casa de Nariño, estarían repartiendo ‘mermelada’ en el Congreso

Dos


Los asesores Luis Lorduy y Andrés Betancur, de la Secretaría General de Palacio “están dedicados a hacer llamadas a los congresistas, uno por uno, y, como en los viejos tiempos, están ofreciendo puestos a cambio de que [los parlamentarios] se comprometan a apoyar los proyectos del Gobierno en esta Legislatura, que son varios y muy importantes”.

Así lo aseguró la periodista Darcy Quinn en Caracol Radio.

Al parecer , asta aquí llegó otra promesa presidencial, según lo había mnifestado el Duque en dos ocasiones a través de Twitter: el 14 de febrero y el 16 de abril de 2018:

Necesitamos un gobierno sin mermelada, que acabe con los carteles de únicos proponentes, con el clientelismo y el amiguísimo, que dé ejemplo y empodere al ciudadano para luchar contra la corrupción #LaSeñalDeLaMañana @RadNalCo #DuqueEsCentroDemocrático pic.twitter.com/I2qexu5lLI

— Iván Duque (@IvanDuque) 14 de febrero de 2018

 

En el gobierno nuestro acabaremos con la mermelada. Tendremos un presupuesto transparente donde todas las partidas estarán detalladas para que puedan ser sometidas al escrutinio ciudadano #Telemedellín #DuqueEsElQueEs pic.twitter.com/fplBb3QiZW

— Iván Duque (@IvanDuque) 16 de abril de 2018

Según la periodista Quinn, Duque busca asegurar las mayorías que necesita para la aprobación del Plan Nacional de Desarrollo y las objeciones a la ley estatutaria de la JEP.

Duque “acude a la vieja, desprestigiada, pero efectiva fórmula de la mermelada”, agregó Quinn.

Pero además dijo que la periodista de Caracol que sabe de “un dirigente político de uno de los partidos importantes que están en la independencia que este fin de semana, en una columna [de opinión] hará esa denuncia porque varios de los miembros de ese partido están siendo tentados”.

“Acuérdense también que ellos [los congresistas] llevan un año ahí sin ningún puestico, y estamos en época electoral. Y hay que tener puestos también para conseguir votos…”, continuó Quinn.

Para la periodista, “el Gobierno necesita garantizar mayorías en el Congreso. Ya entendió que eso sin mermelada y sin puestos no funciona. Es una realidad: muy altruista y muy buena esa necesidad [de combatir la mermelada], pero no funciona”.

Según ella, el tema es que el reparto de la mermelada “también pone en aprietos de los jefes de los partidos a quienes les va a costar mucho más mantener la independencia frente al Gobierno en este año”.

Para el trámite de las objeciones los presidentes de Senado (el uribista Ernesto Macías) y Cámara (el liberal Alejandro Carlos Chacón) “deberán nombrar una comisión accidental integrada por congresistas de cada partido político”, que se encargarán de “presentar un informe a las respectivas plenarias, pidiendo que se acepten las objeciones o que se rechacen”, según lo explicó la revista Semana.

“Una vez presentado el informe, las plenarias tendrán que hacer el debate y someterlo a votación”, agrega Semana, y advierte también que de ahí se pueden derivar tres escenarios, dos de los cuales implican un fuerte cabildo. El primero, si Senado y Cámara dan la razón a Duque, “deberán modificar el texto de los seis artículos objetados antes de enviarlo a la sanción presidencial”.

El segundo, si ambas cámaras rechazan las objeciones, la ley estatutaria de la JEP deberá ser sancionada por Duque. De negarse, será Macías el que deba promulgarla.

El tercer escenario es “el más riesgoso para el futuro” de la JEP, asegura Semana, porque es el de las discrepancias entre Senado y Cámara, “es decir, si una de ellas declara infundadas las objeciones presidenciales, y la otra las declara fundadas, el proyecto se archivará de inmediato”.

“En este escenario tendría que volver a tramitarse un nuevo proyecto para reglamentar el funcionamiento de la JEP. Esta es una de las opciones que más le conviene al Gobierno”, dice el artículo.

(Con información de Pulso, Caracol Radio y revista Semana)


Loading...
San Pedro Plaza