Ver y sentir la muerte

“Qué es la muerte para el que la mira/qué es la muerte para el que la siente”. Mucho se ha hablado de la muerte: canciones, pintura, poesía, estudios científicos… sin embargo, tal como señala Humberto Maturana en estos versos, mirar y sentir la muerte son dos universos distintos.

alt=

En todo caso, la muerte no es un tema que comúnmente tratemos en nuestra cotidianidad y, en algunas ocasiones, la vemos tan lejos que preferimos ignorarla.

Podría decir muchas cosas, pero, que ésta sea un llamado a vivir. Aunque sea cliché, es imperativo aprovechar cada instante y demostrar nuestro amor e importancia a quienes están con nosotros, pues un saludo, una despedida, un abrazo, un beso, una palabra, aunque sea rutinario, podría ser lo último para con ellos. Otra vez, sentir y mirar la muerte.

Ver la muerte ayuda a recordar a una mujer que incansablemente trabajó en una agenda especialmente dirigida a la defensa de los derechos femeninos, de la niñez y del adulto mayor, poblaciones que desde su pensar, se mantenían en un segundo plano, principalmente en el sector rural. En los cargos que ocupó en distintos escenarios siempre fue su bandera la defensa y el apoyo a la población vulnerable.

Sentir la muerte de modo tan cercano deja iniciativas como la Fundación ANDA, obra que podría atender a tantas personas que con la misma enfermedad no cuentan con los recursos para ser tratadas.

No bastan las palabras para rendir un sentido homenaje a una gran mujer, una luchadora inagotable, con un gran sentido de solidaridad y amor por la gente, quién siendo foránea, con sus acciones se ganó el amor de todo un departamento. Por ello, el reconocimiento a Clarita Moreno de Dussán, quien hace unos días falleció tras una fuerte lucha contra un cáncer que padecía desde hace un par de años. Esta es una lamentable pérdida que apesadumbra nuestros corazones. Otra vez sentir la muerte debe ser el homenaje a la vida.

 

Luis Ayala Cuéllar