apuestas

OPANOTICIAS

Opinión

Unificación de elecciones de presidencia, senado y cámara.

Las consecuencias de la pandemia en el mundo y en particular en el país del sagrado corazón serán que en 30 meses no se realizaran elecciones populares dentro del país, aunque faltan los estudios argumentativos para esta situación y las hay a montones.

Unificación
Por: Germán Gutiérrez 28 Abril 2020

Por: Germán Gutiérrez

28 Abril 2020

 

Los estudios sobre los comportamientos políticos siempre nos ponen entre los desesperados, los que, queremos de golpe y porrazo darle vuelta a las situaciones del diario vivir. Algunos teóricos tildaron esos comportamientos de convergimos; otros, como un simple rasgo de la pequeña burguesía que, sin ser efectivamente burgueses, dueños de capital y en consecuencia subsidiados en sus beneficios por el trabajo de otros, tampoco somos simples vendedores de nuestra fuerza de trabajo.

En el análisis de la retórica del siglo XXI nos ha traído amplias modificaciones en las estructuras sociales y, en consecuencia, en las identidades ideológicas de los distintos grupos sociales. Sin una clase obrera como la de finales del siglo XIX y casi toda la primera mitad del XX, la élite económica tampoco es ya una clásica burguesía como la definían los estudios sociopolíticos de esa época. Las clases medias crecieron y se multiplicaron hasta absorber amplios sectores de trabajadores del campo y la ciudad, en especial en los países con estados de bienestar consolidados. La democracia es, posiblemente, el principal valor que las moviliza e integra políticamente, siendo ellas su principal motor y sus principales usufructuarias.

En nuestro país, con una estructura económica y social atrasada y deforme, si bien esas categorías analíticas sirven, cuando mucho como simples referencias y espuriamente las clases bajas sí se han multiplicado y se asemejan a las de otros países, si no en los beneficios y las responsabilidades sociales y políticas, sí en la construcción de sus imaginarios de bienestar.

En COLOMBIA y en el Huila, los ahora llamados genéricamente empresarios son una mezcla de muchos tipos de ocupaciones, desde artesanos con talleres propios hasta pequeños inversores en empresas extractivas. La mayoría de los jóvenes con estudios universitarios se sueñan dueños de sus empresas, aunque empiecen y avancen en sus vidas de profesionales de la administración de empresas como empleados de pequeños negocios o agentes de ventas. Son, al final de cuentas, distintos grupos de sectores de las comúnmente llamadas clases medias. Ha sido gente de toda esa variedad de ocupaciones e ilusiones la que durante más de dos meses ha salido a las calles a mostrar su indignación contra la clase política con carteles, canciones y consignas que demandan la renuncia del presidente y la depuración de todo el sistema político. Las clases medias del país comienzan a entender la democracia y a apropiarse de ella, lo cual posiblemente constituye el principal rasgo de las últimas movilizaciones sabatinas, que bien podemos identificar como verbenas por la democracia.

Las clases medias tradicionales hemos roto finalmente con el alejamiento casi visceral de lo grupal y lo colectivo, producto del intenso bombardeo que los ideólogos del individualismo mercantilista han impuesto en los últimos 40 años. 

 Existe la petición de suspensión del proceso electoral de las próximas elecciones de marzo  de la cámara y el senado de la república en Colombia, es síntesis de toda esa desesperación. Comprensible, pero totalmente ineficiente para resolver los dos problemas básicos evidenciados: corrupción insolente en todos los niveles de la función pública e ineficiencia en todos los servicios que se prestan. De suspenderse las elecciones, ¿cuál el plazo para construir nuevas propuestas políticas que parezcan eficientes e incorruptibles? ¿Cuál tendría que ser el marco institucional que evitaría las mayores corruptelas y mejoraría sustancialmente la calidad en el gasto público? Pero el más importante y sin demagogias es por las causas y los efectos del covid-19 en Colombia, y así se unificarían por fin las elecciones de presidencia, senado y cámara de representantes.

 

 

 


Loading...