OPANOTICIAS

Opinión

Sin ‘sementales’ no habrá despegue del Huila

El filósofo -entre otras especialidades- Nicolás Arturo Núñez Gómez, hoy legendario profesor de Salud de la USCO en virtud de sus estudios sobre suicidio, sostiene que la explosión demográfica huilense se estancó en algo más del milloncito de habitantes del siglo pasado.

Sin
Por: Fernando Amezquita 24 Nov 2020

Por: Fernando Amezquita

24 Nov 2020

 

Según él, la procreación múltiple es una condición básica para entrar al mundo de la competencia global, como sucede con los orientales y sus industrias dominantes en los mercados restantes del planeta. El catre no mueve aquí, entonces, la aguja de la densidad poblacional, aunque ahora muchos jóvenes se la pasen ‘perreando’, como si se les fuera a acabar la dotación sexual.

El Doctor en Ciencias de la Salud, Nicolás Núñez considera que al parecer hasta se ha perdido el placer de la procreación dirigida y pide que las jornadas libidinosas nos pongan por lo menos unos dos millones de ‘güipas’ en sólo Neiva, en primera instancia. Confía en que esas actividades de cama extrema se tomen unos 20 años más, para el gusto de sus ‘toros sementales’ que se podrían dedicar exclusivamente a desbaratar la cama de tabla tras una buena dosis de pescado, que como las aguas se produce aquí con infinita prodigalidad.

Aunque no son los tiempos del rancho a la orilla del río, del platanal y de la morena voluptuosa hasta las redondeces, este académico asegura que para desarrollar al Huila con el potencial humano suficiente, parecido a la dinámica de chinos y japoneses, que a mayor densidad de población  mayores negocios, los opitas están llamados a multiplicarse como curíes. El señor Núñez cree que la cifra en las dos décadas siguientes podría llegar a los cuatro millones de nativos, previa una verdadera planificación que contemple el aumento de las oportunidades con el aumento de la gente.

El profesor Núñez pasó de contar muertos por suicidio a sumar gente viva, que en su multiplicación persistente impulse a Neiva para convertirla en una mega-ciudad. “El Huila lleva estancado muchos años con menos de un millón de habitantes, y lo que se presume es que ya no se reproduce. Los jóvenes aparentemente se van porque no ven esas luces de colores fuertes que nos indiquen que existe un crecimiento poblacional soportado en la ampliación de sus infraestructuras.

Ese crecimiento hay que empezarlo a planificar –mediante los denominados Planes de Desarrollo, al igual que los realizados por el Centro de Investigaciones de la USCO, inmersos y recurrentes en la posteridad del milenio que corre- para que durante los próximos 20 años el Huila cuadruplique su población. “Para llegar a dos millones de habitantes en sólo Neiva tenemos que pensar en las carreteras, en las vías de penetración, en los barrios, en los sistemas de salud y educación, en crear industria propia.

En la prospectiva, la ciudad pierde su mayor tesoro que es la población joven que se educa aquí y se va a otras regiones porque no le ofertamos una opción económica. Dentro de 20, inclusive 50 años, esta capital debe transformarse en el más grande potencial del sur de Colombia donde se instauren empresas productivas, de servicios.

Integrar la Amazonía como un sueño propio de los huilenses, pues parte de las riquezas de la humanidad están allí y es aún la hora en que no nos estamos acercando a ella”.

 

 

 

 

 

 

 


Loading...