Señor Arguello…

0

No sé si será periodista pero abogado no puede ser, al observar la cantidad de injurias y violación de derechos en que incurrió, al referirse al concejal JUAN CARLOS RAMON en su columna del 24 de Septiembre de 2018 publicada en otro medio regional: Veamos:

Primero lo manda a callar la boca violándole el derecho a la libertad de expresión consagrado en el artículo 20 de la Constitución Política de Colombia y a renglón seguido le prohíbe hacer política en detrimento del artículo 40 que consagra el derecho a participar en ella, ambos derechos fundamentales.

Seguidamente le menciona que así lo hayan dejado libre, puede terminar en una casa por cárcel, desconociendo que fue el único concejal sobre el cual la fiscalía no apeló su libertad incondicional.

Al señor Arguello no le gustó la entrevista que por NTV le hicieron al concejal, lo trata de soberbio, de creerse alcalde de Neiva y lo más grave, critica los argumentos que tuvo la Juez de garantías para no dictarle medida de aseguramiento, con total desconocimiento de la presunción de inocencia que cobija a todos los implicados, desconociendo que toda persona se considera inocente y debe ser tratada como tal, mientras no quede en firme decisión judicial definitiva sobre su responsabilidad penal. Artículo 7° Código Penal.

Se duele, que en las grabaciones en el caso de RAMON, no se haya hablado de pagos de dinero, pero magnifica el hecho del ofrecimiento de un puesto para un desempleado protegido por el artículo 25 de la Constitución Política de Colombia en el sentido que el trabajo es un derecho y una obligación social y goza, en todas sus modalidades, de la especial protección del estado.

Se lamenta, que el concejal en la entrevista haya relacionado las publicaciones de la NACION a lo cual según él, Ramón no tiene derecho, pero el señor Arguello, utilizando ese mismo medio si tiene derecho a conculcarle la dignidad humana sin ningún recato ni sonrojo en la aludida columna. Artículo 1° de la Constitución Política.

Quienes conocemos a Juan Carlos Ramón, sabemos que es un hombre inteligente laborioso y recto, su amor por Neiva no tiene límites, de ágil pensamiento, día y noche está produciendo ideas y proyectos en beneficio de la ciudad, por eso la comunidad que si le reconoce su incansable trabajo honestidad y virtudes, y no merece que se aprovechen de un episodio desagradable en su vida del que fue víctima para victimizarlo aún más y menos arrogarse la potestad de mandarle a callar la boca, en un desafortunado escrito contrario a uno de los principios rectores fundamentales constitucionales como es el de la solidaridad entre las personas que integran nuestro Estado Social de derecho.

Yo del señor Arguello, mejor me hubiera callado la boca.

Por:

FRANCISCO JOSE CHAVARRO USECHE

Abogado Especializado. C.C. Nro. 19.116.121 de Bogotá. T. P. Nro. 129.204 del C. S. de la Judicatura.


Loading...

Deja un comentario

Your email address will not be published.

WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com