Comfamiliar Comfamiliar
Opinión

Se encarama Carrasquilla

Lo que no agrega a su contextura física, en centímetros de estatura, lo gana hacia lo alto en las preferencias de los huilenses, electores de la nueva Asamblea departamental.

Se
Fernando A. Por: Fernando Amezquita 07 Oct 2019

Tiene a su favor un crecimiento exponencial, a juicio de algunos mentideros políticos locales. Se autodefine coloquialmente como una especie de alienígena: chiquito y muy poco agraciado. La verdadera gracia concedida al concejal Marco Alirio Carrasquilla Rivera tiene que ver con su temple, demostrado durante casi cuatro años en los debates del concejo de esta capital. Despliega una actitud tan seria y realista que le ha valido más simpatizantes que detractores.

En eso coinciden Tirios y Troyanos: los comentaristas políticos le asignan un sitial, conquistado durante menos de cuatro años de servicio público, en la vida política del departamento, independientemente de su militancia en el partido de los antiguos regeneracionistas del siglo XIX, los mismos que deshicieron el federalismo radical y las libertades laicas.

El abogado Marco Alirio Carrasquilla Rivera espera sacar la mayor votación a la Duma huilense a nombre del Partido Conservador Colombiano (C-60). Algunos sondeos partidistas internos así lo sugieren en razón de las simpatías que despierta en el Huila su locuacidad imperativa, pero afable y sencilla hasta la humildad, de cero arrogancia. En eso cree que radica su secreto para ganar adeptos, oírlos y ayudarlos con paciencia, a través de una comunicación horizontal, pues ‘todos somos iguales’.

Cuestiona la parafernalia de muchos políticos de carrera, acompañados siempre por unos vistosos personajes, en comité de aplausos permanente, seguidos por algunos servidores incondicionales con cara de escoltas, portadores de atuendos llamativos, coloridos y de una marcada ostentación –‘el demasiado gasto electoral termina convertido en incumplimientos’-. Asegura que a cambio de altura física le dieron vocación, ganas de trabajar, pasión, carácter y criterio, combinadas todas con tolerancia y respeto por los demás, por sus actos y sus ideas.

Cree servir a la gente con humildad –nadie es más importante que nadie por tener un cargo o por prestar un servicio-. “Por eso soy bien recibido en las comunidades, por ser yo mismo, por no ser postizo (aunque esto signifique un error de marketing político para muchos).

Yo no imito a nadie y no me cobijo con la imagen de un parlamentario amigo. En cuanto a actos sociales soy poco asiduo y me acompaño siempre por mi esposa y uno o dos amigos.

Como soy de origen campesino recorro a plenitud el Huila, convencido de que la gente quiere propuestas y que uno saque la cara por ellos. Sin embargo, la gente hoy se muestra aburrida, incluso resignada a su suerte, y ya no espera nada de los políticos, tal vez sólo pasar un rato con ellos durante la campaña para ver qué dejan.

Intento que la gente reciba algo, aunque sea un poco de bienestar, como parte de mi actuación política. En general, la gente me atiende bien, tengo excelente compenetración con ella; mi esencia es la de ser un campesino más, al que la suerte lo llevó a forjarse para servir a los demás.

El aún concejal Marco Alirio Carrasquilla Rivera proviene de esfuerzos empresariales y comerciales en la actividad librera, en los complementos alimenticios de alta calidad, y se siente preparado para saltar a la Asamblea del Huila (C-60).

Ejerce la crítica sobre los discursos ‘casi poéticos’ de Carlos Julio Gonzáles Villa, pero encuentra de fondo allí un gobierno con ejecuciones preñadas de lamentaciones. Son discursos hermosos que maquillan el estado lamentable de las vías principales, de las llamadas terciarias (no queda huella de los antiguos caminos  veredales).

Revela que el inventario turístico del Huila no existe; aunque es un activo valioso presenta un lucro cesante: faltan voluntad política y visión empresarial.

El alcalde Lara sale por igual mal librado: ‘falta gestión, y además tenemos pésima planificación  en materia de obras–dejó todo para lo último-. Vimos indiferencia frente al desempleo, uno de los más altos del país’.


Loading...
San Pedro Plaza

Comfamiliar