Jueves 25 de Abril del 2019

OPANOTICIAS.COM

OPANOTICIAS

Opinión

¡Se dan garra!

¡Se


ENTRE CHISTE Y CHANZA

Frase ésta que repite mucho Alfredo el primo rolo, fue la que se me vino a la mente en el instante que estaba leyendo una información de redes sociales, donde una Campesina denuncia que el gobierno ya no le quiere dejar envolver sus quesos en las tradicionales hojas de plátano o bijao y según quien presenta el video: le quieren obligar a utilizar el contaminante empaque plástico.

Cierta o no la información, me trasladó inmediatamente a recordar la historia similar que le aconteció al Tío Euripondio en la finca, cuando estaba alimentando sus marranos:

Le llegó a visitar un engaripolado (como diría mi Padre) funcionario del gobierno, muy bien vestido, camisa blanca manga larga, mancornas, corbatín, gafas obscuras, tabla encuestadora y lapicero en mano… y le pregunta: ¿los marranos son suyos?

Con la timidez o mejor sencillez que nos ha caracterizado siempre, mi tío responde: ¡sí señor los marranos son míos! Respuesta a la que siguió otra pregunta: ¿con qué está alimentando usted esos marranos? ¡Con comida sobrante, pasada y desperdicios, de lo que desechan en los restaurantes del pueblo!, respondió.

Subido de tono y extendiéndole una boleta con su mano derecha, el funcionario le argumenta: !con que esas tenemos! ¿Cómo se le ocurre darle semejante porquería de comida a esos pobres animales?, ¿no ve que ellos también son seres vivos y merecen ser tratados dignamente? Yo soy de la sociedad defensora de animales y debe ir a pagar esta multa por maltrato animal.

Pasados más o menos quince días y después de haber pagado la multa estaba de nuevo el viejo en su labor, cuando otro tipo del gobierno vestido igual y preguntando: ¿los marranos son suyos? !Si señor, los marranos son míos respondió ya temeroso ¿Y con qué los alimenta? Después de haberles cepillado sus dientes con crema dental, les doy de desayuno: chocolatico, huevos tibios y cosas así.. de almuerzo: sancocho de gallina criolla y a la cena si gelatinas para que no les caiga pesado para dormir.

¿Cómo se le ocurre darles semejante comida a esos porquerías de animales, habiendo tanto niño aguantando hambre?. Yo soy de la Unicef, vaya y me paga esta multa por despilfarro.

Cansado ya de esas humillantes visitas gubernamentales y ante la pregunta del siguiente funcionario: ¿con que alimenta esos marranos?, mi tío respondió: Ahora yo no me complico, los pongo en fila y les voy dando de a vente mil pesos a cada uno… para que vayan a comer lo que se les dé la regalada gana!.

Es que también, se dan garra, ¿no?


Loading...
San Pedro Plaza

mya