¿Saldremos de la crisis?

“Después de varios cierres totales, una recesión aplastante y protestas en todo el país, el próximo viaje de los ciudadanos en Colombia debe ser a las urnas”.

alt=

 

El ejercicio de la innovación política, es uno de los caminos para traer nuevos pensamientos y acciones políticas a un país como Colombia. Estamos viviendo en tiempos diferentes ahora. 

Cada uno de nosotros puede acceder a un mundo inmenso y comunicarse sin fronteras, directamente desde un smartphone. Este nuevo mundo conectado ofrece una comprensión moderna de la ciudadanía. Ya no estamos esperando a ver las noticias a las siete de la noche. Estamos permanentemente involucrados, lo que nos da una idea de cómo un gobierno debe trabajar para nosotros y no contra nosotros. 

La ciudadanía requiere un nuevo gobierno. De manera colectiva se debe decidir sobre proyectos urgentes para llevar a cabo en la región. Necesitamos un gobierno dialogante. Con las nuevas herramientas de comunicación, podemos lograr una mayor legitimidad al observar las discusiones de las personas y considerarlas en las decisiones. La nueva acción política para Colombia debe ser colaborativa y participativa.

Colombia ha pasado recientemente por una serie de eventos devastadores: cierres a nivel nacional, recesión económica y aumento de los niveles de pobreza.

Estamos viviendo una crisis social y económica. Antes de la pandemia, la OCDE, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, informó que si Colombia sigue como está, necesitaría 11 generaciones para salir de la pobreza, que son 330 años. Así de mal está la situación ahora.

Colombia necesita un cambio en su dirección política, un cambio en su lógica de poder. El Estado y el gobierno deben dejar de buscar el beneficio de unos pocos en detrimento de la gran mayoría de los colombianos. Esto requerirá un nuevo momento fiscal; requiere barajar las cartas. Necesitamos garantías de crecimiento económico para los empresarios y las empresarias, para los sindicatos, para los empresarios en Colombia, tanto como para cualquier otro ciudadano.

Hoy, Colombia es uno de los países más desiguales del planeta y el más desigual de América del Sur. Esto es lo que hemos creado, esto es lo que hemos construido, y esto no es tolerable para una sociedad democrática.

El país está cansado, harto y debe transformarse. Estamos listos para una transformación, democrática y pacífica, y rechazamos de todo corazón la violencia. Estoy convencida de que el país decidió cambiar, despedirse de una lógica de poder representada por unos pocos, tenemos una gran oportunidad y no podemos dejarla pasar, el futuro es hoy.

Somos un país inviable con millones de personas que viven en la pobreza: el 42% de los colombianos vive en la pobreza, el 15% vive en la pobreza extrema. Tuvimos que crecer con la pandemia. Ahora nos enfrentamos a una realidad mucho más dura. Esto no cambiará a menos que cambiemos la lógica del poder. Por lo tanto, es urgente y necesario plantearse de manera lógica, una transición  de gobierno y una transición de poder, la participación política consiente es la salida, tenemos una gran oportunidad y no la podemos dejar ir.