apuestas

OPANOTICIAS

Opinión

Reinventarnos; la palabra cliché de la cuarentena

En estos días, se percibe un afán por parte de los gobiernos municipales de hacer algo sobre las fiestas; de hacer un sanpedro virtual, de no dejar morir este evento.

Reinventarnos;
Por: Miguel de Leon 15 Jun 2020

Por: Miguel de Leon

15 Jun 2020

 

Y las redes se llenan de reinas y bailes. Y uno mira y parece que las preguntas esenciales de todos han cambiado de tono, ya nadie se pregunta cómo vamos a vivir después de la cuarentena. ¿Se van a seguir perdiendo empleos? ¡Lo público ya no volverá a ser de todos, sino de los corruptos? ¿Cuándo volverán los niños a las escuelas? ¿Se va a acabar la emergencia? ¿Cuándo volverán los besos y los abrazos?  No, en el Huila, el tema es otro y no para bien, porque la cultura y las tradiciones no son las reinas, ni es el baile. Por qué nadie habla de los valores de las fiestas, es decir, su esencia.

Nadie busca fortalecer valores como la amistad, la solidaridad, la fraternidad, sin embargo todos dicen “vamos a reinventarnos”, pero siguen colocándose los mismos trajes de cada año y repitiendo la misma programación de cada año. Y si la esencia está olvidada, los orígenes peor. Cuando las fiestas del San Pedro fueron oficializadas por la asamblea departamental, con el nombre de Festival Típico del Huila, sus componentes básicos eran unas fiestas con Comparsas, Grupos de Danzas Folclóricas y Gastronomía, básicamente, acá no se hablaba de reinas, cabalgata ni calles de festival. Y lógico, se propuso un festival sin perder el origen de las fiestas,  pues estas se celebraban en todas las casas de opitas oriundos o no. Claro, el Festival actual tiene un interés comercial, no el folclor, por lo que lo cultural y lo tradicional queda relegado, eso se ve claro en esta cuarentena.

En ningún municipio se ha creado fondos de emergencia para apoyar, durante la cuarentena, a músicos independientes, danzas, librerías o grupos de artistas o artesanos. Incluso, en algunos se han cortado fondos para bibliotecas y museos, no hay becas para estudiantes de posgrado, se eliminan instituciones, se bajan drásticamente los salarios. Sin embargo personas ajenas a nuestros procesos culturales, siguen con el cuento de “vamos a reinventarnos”, por eso se insiste en invertir recursos  en desfiles y reinados y no de crear mecanismos para mantener viva la memoria, el ingenio, la creatividad, el arraigo y la oralidad, fundamento esencial de nuestra cultura. Pensar que reinventarnos en tiempo de pandemia es insistir en desfiles y reinas es simplemente ignorancia y desconocimiento de los tiempos que vivimos. 

En ese sentido, de resaltar la posición del Secretario de Cultura departamental, cuando insiste en que lo importante es el recurso humano y mostrar cómo se puede apoyar a los gestores culturales pero realizar una exitosa agenda cultural, mostrando muchas expresiones culturales nuestras. Reinventarse’ es tal vez la palabra más popular de la cuarentena. Es común escucharla en medios, también es normal verla como tema central de charlas de las administraciones. Ha ganado tanta visibilidad que muchas personas ya la consideran una expresión cliché del aislamiento. Y reinventarse es una invitación a regresar dentro de sí mismos para lograr una transformación. Y la motivación para estos cambios proviene de un lugar de insatisfacción personal o discontinuidad dentro de la realidad experimentada por la sociedad, pero en el caso de las fiestas, como en el nuevo modelo de gobierno, la reinversión la está haciendo es la corrupción y no la sociedad.

Además, la única certeza hoy en día, es la incertidumbre. La pandemia paralizó la economía y está afectando, y afectará, a muchas personas,  lo cual obliga a reinventar o crear un nuevo modelo de sociedad y si bien es cierto, toca adaptarse a los nuevos hábitos de consumo y relación social post Covid-19, también es la oportunidad para darle sentido a la palabrita de moda y buscar la forma de reinventarnos en todo sentido. No se puede regresar a lo mismo. En ese sentido, regresar a la normalidad es aceptar la desigualdad la exclusión social  y la miseria de muchos.

 

 

 


Loading...