apuestas

OPANOTICIAS

Opinión

Por el despeñadero

Un reconocido pedagogo francés del siglo XIX, identificado como Leopoldo Denizard Rivail (‘Allan Kardec’), codificador y fundador de la Ciencia de los Espíritus, hace algo más de 150 años dijo que el mundo se apresuraba hacia el establecimiento definitivo de la moral, luego de muchas señales en los cielos....

Por
Por: Fernando Amezquita 27 Jul 2020

Por: Fernando Amezquita

27 Jul 2020

 

Un reconocido pedagogo francés del siglo XIX, identificado como Leopoldo Denizard Rivail  (‘Allan Kardec’), codificador y fundador de la Ciencia de los Espíritus, hace algo más de 150 años dijo que el mundo se apresuraba hacia el establecimiento definitivo de la moral, luego de muchas señales en los cielos, precursoras de los tiempos llegados (La Genésis, los milagros y las profecías, según El Espiritismo, cuarta edición francesa, Brasil 1998). Entre 1886 y 1888, una epidemia –en comienzo benigna con los contagiados- se agudizó tras el avistamiento de una lluvia abundante  de estrellas fugaces, y produjo la muerte de la población de la isla Mauricio, al parecer de unas 60 mil personas. El ilustre maestro Kardec asoció los hechos con el evangelio, en su parte apocalíptica, al tiempo que predijo que la práctica de la moral (con su esencia colectiva) dominaría  para siempre las relaciones de fraternidad entre los hombres del planeta. Su pluma ubicó el cambio a la vuelta de la esquina, es decir, para hacerse efectivo en los últimos 200 años calendario, pero su cálculo lamentablemente no se materializó. Tal vez, como nunca antes, la maldad se enseñorea hoy de la Tierra, a nuestro juicio, a partir de lo que han dado en llamar la ética del mercado, de los negocios y de los acuerdos sin alma, de la mentira y de la ilusión. Es posible que la tecnología y la globalización dejen al descubierto, saquen a flote ahora, lo referente a una deformación de las costumbres, a un deterioro de las reglas clásicas de la conducta pública, perfiladas desde la primera mitad de la centuria anterior, cuando la moral comenzó a flaquear en la sociedad.  El profesor Rivail explica en sus obras que la Tierra (con un enfoque europeizante propio del siglo XIX, tiempo al que alude) alcanzó, en ese instante, el mayor grado de bienestar, jamás soñado, en lo científico y en lo económico, en la calidad de vida y en sus estándares, y que era inminente el cambio para regular las abundancias y muchas libertades desenfrenadas, a instancias del efecto de la revolución francesa de 1789. En lo corrido del tercer milenio algo de fatalidad rodea la persistencia de la razón, de la cientificidad y del economicismo, en dirección a sofisticar el papel de los grupos dominantes, de los opresores, por lo menos durante unos cinco años mal contados, hacia el 2025. En lugar de fraternidad y equilibrio, el mundo asiste perplejo a una nueva esclavitud. El señor Kardec es paradójico en sus anuncios cuando desestima en su obra, La Génesis, la catástrofe, el cataclismo terrenal de los tiempos llegados, el apocalipsis, como condiciones para que el hombre cambie su ruta en medio del dolor de una tragedia universal, al parecer lo único que le movería la aguja, el piso, tal como sucede en el 2020 por razones conocidas.

 

 

 

 


Loading...