Participación política de las mujeres

La participación plena e igualitaria de mujeres y hombres en la toma de decisiones políticas proporciona un equilibrio que refleja con mayor precisión la composición de la sociedad y, como tal, puede mejorar la legitimidad de los procesos políticos haciéndolos más democráticos y receptivos a las preocupaciones y perspectivas de todos los segmentos de la sociedad.

alt=

 

La participación política plena y efectiva de las mujeres es una cuestión de derechos humanos, crecimiento inclusivo y desarrollo sostenible. La participación activa de las mujeres, en igualdad de condiciones con los hombres, en todos los niveles de toma de decisiones y participación política es fundamental para el logro de la igualdad, el desarrollo sostenible, la paz, la democracia y la inclusión de sus perspectivas y experiencias en los procesos de toma de decisiones.

En pleno siglo XXI, las mujeres enfrentamos obstáculos en la participación política a nivel mundial. Las mujeres de todo el mundo en todos los niveles sociopolíticos nos encontramos infrarrepresentadas y muy alejadas de los niveles de toma de decisiones. Como se señala en los Objetivos de Desarrollo del Milenio (Naciones Unidas,2019 ), la participación igualitaria de las mujeres con los hombres en el poder y la toma de decisiones es parte de su derecho fundamental a participar en la vida política y es un elemento central de la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Se ha avanzado en estrategias para aumentar la participación de las mujeres en la política a través de convenciones, protocolos y acuerdos internacionales para la transversalización de género, pero aún no han demostrado ser efectivas para lograr la paridad de género en las más altas clasificaciones gubernamentales.

El bajo nivel de representación de las mujeres en el gobierno y en la política puede considerarse una violación de los derechos democráticos fundamentales de las mujeres. El abuso del cargo y el deseo de adquirir poder a través de medios egocéntricos ha hecho que el estado ignore las preocupaciones de las mujeres. Por lo tanto, las mujeres continuamos estando subrepresentadas en los gobiernos y enfrentamos barreras que a menudo nos dificultan el ejercicio del poder político y asumir posiciones de liderazgo en la esfera pública. Las mujeres en todas partes del mundo continuamos siendo en gran parte marginadas de la esfera política, a menudo como resultado de leyes, prácticas, actitudes y estereotipos de género discriminatorios.

Los factores que dificultan o facilitan la participación política de las mujeres varían según el nivel de desarrollo socioeconómico, la geografía, la cultura y el tipo de sistema político. La falta de voluntad política proviene de los partidos políticos que solo piensan en cómo pueden expandir el poder y ganar elecciones. Los gobiernos deberían proporcionar más fondos a las mujeres políticas independientes y también a los partidos políticos que tienen un número considerable y aceptado de candidatas políticas. Esto hará que los partidos políticos involucren a más mujeres para los cargos políticos. Los gobiernos deben promover la autonomía económica de la mujer. Cuando las mujeres estén emancipadas económicamente, podrán tomar sus decisiones de manera independiente y esto puede nivelar el camino para que ingresemos a la política sin estar restringidas por contrapartes masculinas