Opinión

Paquidermia sin vergüenza

Durante las navidades de 2015, hace tres años y más de seis meses y medio, en evento difundido por prensa, radio y televisión, se puso la primera piedra para la construcción del  “Intercambiador vial de la Universidad Surcolombiana” de Neiva.

Paquidermia
M.A.Perdomolince Por: Miguel Perdomo Lince 12 Jul 2019

Floridos discursos de alcalde, gobernador y vicepresidente de la república compitieron con la alegría reflejada en el rostro y  los bolsillos del contratista. Decenas de calentanos soportamos la avalancha de frases patrioteras de cada uno de los oradores que destacaban la importancia de la obra, el impacto en la movilidad, la generación de empleo, el mejoramiento de la calidad de vida y todas las bienaventuranzas ofrecidas por los emocionados agentes del gobierno.

Alrededor de 30.000 millones de pesos saldrían en cuestión de días para aceitar máquinas y obreros involucrados en el gigantesco proyecto que cambiaría la historia de la ciudad. Además, la firma contratada disponía del músculo financiero suficiente para cubrir los riesgos de que este se viera frustrado por falta de plata.

Una semana después de la apoteósica jornada, Carlos Julio González y Rodrigo Lara Sánchez asumieron respectivamente la gobernación y la alcaldía, entre vítores , aplausos y la oratoria lambona de siempre. Pero pasaron días, semanas, meses y años,  agonizan sus gobiernos y mientras escribo esta columna, la obra aparece paralizada, dizque porque al contratista no le pagan. Luego de sesgadas declaraciones mentirosas del gobierno departamental desnudadas por la secretaria de hacienda de Neiva, queda claro, primero, que alguien mintió cuando anunció que no habría problemas por falta de billetes y segundo, que el crédito bancario al departamento no se ha podido desembolsar por ineficiencia, corrupción, ignorancia, o todas las anteriores.

Cómo diablos, el avispado gobierno González Villa no es capaz en casi cuatro años de empujar esa puerta abierta? Al departamento que mueve billones de pesos, le quedó grande hacerse girar esos recursos, a pesar de contar con una interminable cáfila de abogados, economistas, ingenieros de sistemas, contadores, mensajeros, digitadores, secretarios, asesores, planeadores,  etc., y levantase una plata que está almacenada desde hace mucho rato en los cajones del Banco Popular, a cien metros de su despacho? Quién es el más incapaz, sus empleados o usted, Carlos Julio? Quién es el sinvergüenza irresponsable? Les va a echar la culpa a su chofer o al portero?

Conociendo de las habilidades extorsionistas que algunos practican desde el poder, no es de descartar que esta firma, aquel documento, ese sello o algún garabato de visto-bueno se haya demorado una y otra vez durante los cuatro años porque el contratista no le haya mojado la mano y untado el bolsillo con alguna coima o el aserrín de un serruchazo a un funcionario o a un pariente de la gobernación.

Es cada vez más frecuente la conseja de que en el gobierno de Carlos Julio,  contratos, cuentas, consignaciones, pagos,  se traban si falta el engrase de la corrupción. Me late que González lo sabe y que no le disgusta. Pero finalmente eso solo lo saben él, sus agentes y los eventuales extorsionados.     


Loading...
San Pedro Plaza

Comfamiliar