apuestas

OPANOTICIAS

Opinión

Otros relatos de Colombia a través de la música (2000-2020)

La amable invitación a exponer el pasado 30 de septiembre, por parte de la “Tertulia virtual: la gruta”: “Otros relatos de Colombia a través de la música”, tiene un antecedente personal, que considero que nos pone en contexto para entender la manera como la corriente de la vida me mostró otros ríos,

Otros
Por: Mai Editor 03 Oct 2020

Por: Mai Editor

03 Oct 2020

 

“…el camino es largo y a la vez angosto. Busca en el calor de aquí y encuentra cielo donde no hay estrellas, comienza a brillar este mar y el río es agua y es luz y es paciencia, y es luz y es paciencia, y es luz y es paciencia…”  (Tovar, 2016)

La amable invitación a exponer el pasado 30 de septiembre, por parte de la “Tertulia virtual: la gruta”: “Otros relatos de Colombia a través de la música”, tiene un antecedente personal, que considero que nos pone en contexto para entender la manera como la corriente de la vida me mostró otros ríos, que al navegar sobre ellos, pude anclarme profundamente con mi territorio colombiano y me inspiró a invitar a viajar a quien la música le hiciera palpitar.

En el año 2003 vivencié un encuentro fortuito entre la música y el periodismo. Una tendinitis causada por la interpretación de la flauta me llevó a buscar otra posibilidad de ejercicio profesional. Sólo fueron necesarios un par de guiños por parte del periodismo para conectarme con su ritmo, entre lenguajes, debates, lecturas y escrituras. La flauta y su universo musical seguían reclamándome que las incluyera, que no dejara de escucharlas, que tenían mucho más que melodías para narrar.

De aquel encuentro nació la Revista Música el 23 de octubre del año 2003, con el objetivo de darle un lugar de equidad a las músicas de Medellín y a los distintos movimientos musicales, que a su vez representaban la diversidad de los territorios, tan deliberadamente segregados en la ciudad. Era notable la fricción entre el referente europeo y la fuerza de lo propio reclamando su espacio; esa aculturización por parte de lo europeo pudo lograr procesos de interculturización con lo propio, que aún siguen en interesante cocción. (Araque, 2012) explica al respecto:

Los modelos que se quisieron imitar fueron los europeos, pese a esto los músicos y artistas locales jugaron un papel fundamental en la estructuración de currículos, teorías y la adopción de repertorios en donde interactuaba lo local con los modelos provenientes de Europa, y posteriormente los impuestos por la industria cultural. 

Desde sus inicios, Revista Música se ocupó de entregar a sus lectores un equilibrio entre la forma y el contenido, para persuadir y acercar a los distintos públicos a la realidad de diversidad presente en la música de Medellín -una historia poco contada-, que afectaba la visibilización y el acceso a los referentes de la música: “La crisis cultural compromete en el ciudadano la posibilidad de tener acceso a un sistema de referencias” (Tenzer, 1992). 

Cada edición, durante estos 17 años, ha narrado el acontecer musical de Medellín, de Colombia y de Iberoamérica, constituido por el punk, el rap, el rock, la ópera, el pop, los relatos urbanos y rurales, las formas instrumentales acústicas y electrónicas, los formatos instrumentales simples y sinfónicos, los tonos críticos de los ámbitos políticos y económicos, propiciando un escenario, para contar a viva voz, que la diferencia necesitaba ser acompañada en su naturaleza dinámica, tal como afirma  (Canal, 2015): “La enunciación de la gestión cultural nos remitirá a la complejidad de la diferencia sin caer en los embrujos estereotipados y prejuiciosos de la invención del otro o de los límites del reconocimiento de la diversidad”

En esta maravillosa invitación que me hizo la “Tertulia virtual La gruta”, recorrimos las corrientes alternas (MiddleStream-corriente media- y NoMainstream-corriente alterna-) de Cali, Medellín, Timbiquí, Providencia, Villavicencio, Quibdó, Barrancabermeja, Cartagena y logramos escuchar diez voces valientes en su autenticidad y conexión con su origen. 

Disfrutamos de crónicas de la cotidianidad rural de una madre chocoana que arrulla a su bebé, del duelo amoroso de un paisa que intenta curarse con el humor y de una santanderiana que le reclama al tiempo su incapacidad de olvido. De los cantos de ordeño en décima entre el gimnástico virtuosismo de intérpretes femeninas del joropo, de las heridas timbiquireñas causadas por el narcotráfico mientras la marimba expresaba la percusión de sus hipnóticos sonidos de agua. Del misticismo urbanístico de reggae y country de la isla de Providencia, de la visibilización de la mujer y su actual reto histórico de denuncia y reivindicación, del tropicalismo entre cumbias y porros medellinenses, del reclamo caleño por la cultura de la corrupción y por último, de la dignificación de los “champetúos” del caribe colombiano.

El viaje fue corto y solo alcanzamos a conectarnos con diez de las más de 200 propuestas de calidad que se encuentran en estas encantadoras corrientes alternas colombianas. Queda la curiosidad para arriesgarse a explorar, a activar los sentidos, a abrazar la diversidad, a conciliarse con el disenso y a fomentar la pluralidad de relatos que nos permite tejernos mejor como país. 

 

Próxima sesión:

LA VIDA DEL GENIO ESPAÑOL SANTIAGO RAMON Y CAJAL, español y Premio Nobel de Medicina en 1906. Relator el Dr. Hernando Mena Médico Colombiano de la Universidad Nacional especializado en Neuropatologia en laU. de Maryland Durante un período de 20 años estuvo vinculado al Departamento de Neuropatología y Patología Ocular en el mundialmente reconocido Instituto de las Fuerzas Armadas de Patología en Washington, D.C., donde en los últimos 10 años de su estadía, ejerció la jefatura de dicha sección. Analista de literatura

PARTICIPAR EN:

https://us02web.zoom.us/j/82319557675?pwd=L0VKL1JuOHN4VVNlWEZBVkwySktaUT09

 

 

 

 

 

 


Loading...