apuestas

OPANOTICIAS

Opinión

Nuestros Hijos de Puta

El presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt, dijo en alguna ocasión sobre el dictador nicaragüense Tacho Somoza: "Sí, es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta", frase que copió después Henry Kissinger al referirse al segundo Somoza, también dictador.

Nuestros
Por: Miguel de Leon 28 Ene 2020

Por: Miguel de Leon

28 Ene 2020

Es decir, Estados Unidos, sabe para qué sirven esos siniestros personajes. Para Estados Unidos nunca ha sido un problema; escoger entre los intereses petroleros y los derechos humanos. Y justamente, para eso vino a Colombia, el secretario de estado norteamericano Mike Pompeo, para reunirse con Juan Guaidó, “el líder debidamente elegido en Venezuela”, según dijo. La visita del norteamericano, busca convencer a la comunidad internacional de que él es “nuestro hijo de puta”, que eso quede claro. Ellos no disimulan.

Y la misma historia nos dice que no ha existido ningún dictador brutal en el mundo o cualquier payaso que gobierne en contra de su pueblo,  que no haya tenido el apoyo de los Estados Unidos, y que no sirviese a los intereses norteamericanos eliminando los movimientos democráticos, a fin de proteger a los negocios de las empresas estadounidenses. Batista en Cuba, Pinochet en Chile, Fujimori en Perú (y su jefe de inteligencia y tortura adiestrado en Estados Unidos, Wladimiro Montesinos, quien a la vez era un señor de la droga), Mobutu en Zaire, Marcos en Filipinas, Trujillo en la República Dominicana; los Estados Unidos, proclamarían que todos ellos, en su momento, fueron "nuestros hijos de puta". Y claro, los medios de comunicación y los gobiernos de Estados Unidos, han convertido a estos “hijos de puta” en "estadista", "demócrata" y "campeón en derechos humanos". Aun cuando los hechos y los pueblos digan otras cosas.

Por eso, cualquier cosa que pasa en Venezuela, produce una reacción histérica tanto en EEUU como en la Unión Europea. Hasta el punto de llevar a Juan Guaidó de la mano, al Foro Económico Mundial de Davos, y presentarlo como el presidente encargado, y presidente de la Asamblea Nacional, cosa que todo el mundo sabe no es cierto, en vez de ser honesto y presentarlo como lo que es, “nuestro hijo de puta”, que igual, todos los paises lacayos lo hubieran aceptado. La tesis de que América Latina es su “patio trasero” sigue teniendo vigencia. Desde esa tesis, lo importante no es si los gobiernos de la región son democráticos o no, si no si son sumisos a Estados Unidos. Eso explica por qué su complicidad con gobiernos títeres de sus designios, que generan terror y muerte. Como es el caso de Añez en Bolivia, Bolsonero en Brasil  y Duque en Colombia, “nuestros hijos de puta”.

Basicamente, estos “hijos de puta”, están ahí para garantizar que nuestros países no asuman  una política exterior independiente, una economía mixta, un crecimiento economico y reformas moderadas en sectores sociales. Pero igual, esos “hijos de puta” y los traidores políticos que los siguen llegan buscando venganza y recurrirán a las más infames formas de violencia para despojar a los pobres de sus avances sociales y sus recuerdos de libertad y dignidad. Por eso, a los pueblos de America Latina les espera una lucha prolongada y decisiva: se lo juegan todo en esta confrontación final con el imperio y sus “hijos de puta”.


Loading...