OPANOTICIAS

Opinión

Nuestro primer gobernante destituido

 Diego de Ospina Maldonado, nieto del fundador de Neiva, Diego de Ospina Acosta y Medinilla, nació en  Santafé de Bogotá, el 21 de septiembre de 1621, hijo del  gobernador Francisco Martínez de  Ospina y su esposa Ana Maldonado de  Mendoza  y Olalla, ambos miembros de las  más poderosas familia de  la Nueva Granada.

Nuestro
Por: Delimiro Moreno 03 Feb 2020

Por: Delimiro Moreno

03 Feb 2020

Contrajo matrimonio con  Ana Alonso de Acuña y Angulo, enlace del cual nacieron el doctor Francisco de Ospina y Acuña, presbítero del colegio San Bartolomé y doctor en teología de la Universidad  Javeriana, y Maria Luisa de Ospina y Acuña, encomendera de Suba y Nipi.

 

A la muerte de su padre, Francisco Martínez de Ospina, asume la Gobernación de la Provincia de Neiva  el 4 de  junio de  1650, y según el cronista Juan Flórez de Ocáriz,  citado por Diego de  Ospina Duque en su libro ‘Historia Genealógica de las familias Ospina y Duque’ (Bogotá, Panamericana, 2017), “el gobierno de Digo de Ospina y Maldonado se ejerció  y se procedió con ajusticiamiento y limpieza; contribuyó mucho al progreso de la ciudad de  Neiva, la que creció considerablemente durante su administración  y ostentó algunos  edificios de lustre; protegió el hospicio y hizo agrandar  la Iglesia Parroquial que era bastante estrecha; estimuló el descubrimiento de minerales, de  oro, y con el capitán Ambrosio de Salazar y don Juan Palomino puso en labor la rica mina  de plata de San Sebastián; fomentó el camino a Popayán, y apoyó la comunicación por barquetas y bogas  desde Neiva  a Honda”.

  

Activo fundador de pueblos, y organizador de la  Colonia,  Ospina Maldonado  fue el fundador  de La Plata, el Hobo, Nátaga  y Purificación.

En 1655, por su gestión se inicia en firme la predicación del evangelio entre los Paeces por el sacerdote fray Bernardo de Lira y el lego fray Juan Troyano, a pesar de la oposición de los encomenderos payaneses que se consideran con derecho a la explotación de esos indígenas y es el origen de sus fuerte discrepancias con los encomenderos y la jerarquía católica de Popayán de la cual dependía en lo  religioso la Provincia.

En 1657, Ospina Maldonado acude a los Franciscanos para que vengan a adoctrinar a los indios, pues “no habido clérigo que quiera ir a servir la dicha doctrina”, pese a las diligencias hechas y algunas intervenciones, también  a su solicitud, en 1643 y 1650, gestiones  que ahondan sus diferencias con los encomenderos y la jerarquía eclesiástica de  Popayán  que lo acusan ante la Corona y logran su destitución, la primera en la historia  de  un gobernante de Neiva y el Huila.

A pesar  de sus múltiples gestiones para lograr su absolución y reintegro  a su cargo, muere sin obtener ninguna de esas  dos aspiraciones, y la gobernación pasa a su hermano Jacinto de Ospina Maldonado, quien la ejercerá pocos meses y lo sucederá en él  su sobrino Francisco  Álvarez de Velasco Zorrilla, último miembro  de la   familia Ospina en gobernar en  la Provincia.  


Loading...