Las veedurías para qué

Las veedurías son un mecanismo democrático de representación que le permite a los ciudadanos y a las diferentes organizaciones comunitarias, ejercer vigilancia sobre la gestión pública...

alt=

 

son importantes para prevenir la corrupción en virtud que tienen la facultad de intervenir ante cualquier irregularidad pública mediante sus cuestionamientos e investigaciones hasta tener eco ante los organismos de control estatal.

Para dar claridad al concepto de veeduría, es importante definir lo que es un veedor, siendo éste; una persona que tiene la facultad y la responsabilidad de observar, inspeccionar y controlar ciertas cuestiones administrativas para determinar si se están guiando por los parámetros de las normas y leyes vigentes.

La veeduría ciudadana es un mecanismo que permite a los ciudadanos participar en el control del cumplimiento de las obligaciones, las funciones, las competencias y los compromisos de las entidades públicas, por medio de ciertos representantes o entidades públicas. En virtud a esto la sociedad civil tiene la plena facultad de cuestionar las adquisiciones y contrataciones del Estado, por lo tanto, la veeduría ciudadana permite vigilar los procesos que los organismos de la administración pública lleva a cabo.

Al fortalecer la participación ciudadana se contribuye para que esta intervenga a que las autoridades hagan un manejo transparente y eficiente de los asuntos públicos, y por último, apoya y complementa la labor de los organismos de control en la realización de sus funciones legales, constitucionales y políticas. Ahora bien, las veedurías también tienen la capacidad de determinar la existencia del registro presupuestal de cada contrato celebrado con el fin de que los recursos no sean desviados a ningún otro fin, verificando el valor y el plazo de las prestaciones convenidas; es así, como se consta que el valor total de la propuesta sea mayor al residual de contratación del proponente y exista un equilibrio entre las partes y garantías en el contrato.

Las veedurías ciudadanas son un mecanismo facultado de amplias capacidades otorgado a todos los ciudadanos para intervenir en los procesos de contratación de las entidades públicas; con el fin de evitar situaciones irregulares entre particulares y funcionarios públicos, siendo éste un mecanismo idóneo para combatir la corrupción, que por falta de conocimiento y de carácter es aún insuficiente.

Existe una amplia normatividad y soporte jurídico de la regulación sobre el alcance y control de las veedurías, que nos permite reconocer el poder que tienen éstas para contrarestar los efectos que nos deja la corrupción en Colombia; es preciso resaltar que esta no es una problemática sólo del Estado o de los funcionarios públicos; sino que se ha constituido en una especie de “epidemia social” evidenciada en los actos más simples de nuestra cotidianidad hasta los fraudes más nombrados en el país, es por esto; que desde un enfoque social debemos ser íntegros para poder responder y cuestionar las funciones de entidades gubernamentales. Hecha la salvedad, es importante realizar una función ejemplar como ser social, para así poder intervenir o cuestionar las actividades que realizan los funcionarios públicos en pro de combatir la corrupción que tanto perjudica claramente el crecimiento y evolución de nuestro país.