Las -JAC- primera línea ciudadana

La acción comunal es un ejercicio de participación ciudadana, basado en los principios de solidaridad y autogestión. Son las juntas de acción comunal y de vivienda, una de las organizaciones de carácter civil, autónoma y democrática que más ha aportado a la construcción de país.

alt=

 

La acción comunal se institucionaliza en los años 50 del siglo pasado, pero es una práctica que data de siglos atrás, en las entrañas de las comunidades indígenas que la llamaban minga, y en ella aunaban esfuerzos para realizar acciones de beneficio común.

Desde la entrada en vigencia de la ley 743, las elecciones de juntas de acción comunal (JAC) y juntas de vivienda comunitaria (JVC), se realizan el año siguiente a las elecciones locales, constituyendo así periodos de 4 años en los que se elige: presidente(a), Vicepresidente(a), secretario(a), Fiscal, comisiones de convivencia y conciliación, y la distintas coordinaciones de comisiones de trabajo. Pero antes de este ejercicio de conformación de la estructura, se debe elegir en asamblea general de afiliados el tribunal de garantías como órgano autónomo de la junta para velar porque las elecciones se lleven a cabo y en debida forma.

A causa de la pandemia del covid-19 las fechas de elección del periodo comunal que debiera estar en vigencia, se aplazaron y se modificaron mediante la Resolución 1513 de 2021 expedida por el Ministerio del Interior, quien definió que estas se llevaran a cabo el 28 de noviembre del presente año. Esta elección de aproximadamente 45 mil JAC en todo el país, constituye un reto enorme para las administraciones municipales que además de realizar inspección, vigilancia y control sobre estas organizaciones, deben garantizar el debido proceso electoral y la participación activa de las comunidades barriales.

Los organismos de acción comunal están regulados por la ley 743 de 2002, que establece su organización en niveles así: Primer orden, la Juntan de Acción Comunal JAC o junta barrial; en ella pueden participar los ciudadanos de 14 años en adelante, residentes en el territorio de la junta, y las juntas de vivienda comunitaria que pueden ser conformadas por familias que se reúnen para realizar programas de mejoramiento de vivienda o autoconstrucción. De segundo orden es la llamada Asociación de JAC o Asocomunal, que agrupa las juntas del municipio o localidad. En el tercer orden están las federaciones que agrupan las asociaciones, y su radio de acción no excede la mismas, esto quiere decir, municipio, distrito o departamento. El cuarto nivel obedece a la confederación nacional de acción comunal que está constituida por las federaciones de acción comunal cuyo radio de acción se circunscriba al territorio nacional.

La acción comunal puede involucrar infinidad de tareas en un barrio o territorio, desde la construcción de vías, como es muy común en al zona rural dispersa, la gestión de servicios públicos domiciliarios, el manejo y cuidado de espacios públicos como parques, bahías de parqueo y zonas azules;  pero también, puede llevar a cabo el desarrollo de acciones que exceden las lógicas del beneficio barrial y aportan a toda la sociedad, como por ejemplo: Procesos de reciclaje, de seguridad social en salud y educación y otras tantas. Sin bien es cierto la acción comunal hoy se hace más visible en las zonas rurales por ser los territorios de mayor necesidad en el país, en donde la presencia del estado pareciera limitarse como se limita al mismo campesinado en épocas de invierno el acceso a sus fincas y la salida de cosechas  por el estados de las “vías”, también es cierto que existe la necesidad de fortalecer  la organización comunal en las zonas urbanas, pues por generar procesos de participación masiva, son constructoras de identidad en sus  zonas de influencia, de tejido social y permiten a las comunidades barriales no cesar en sus procesos de desarrollo. Las JAC son una primera línea en defensa de procesos colectivos y tienen la capacidad de acercar más al estado por la fuerza que le otorga su carácter colectivo.

Con este artículo quise hacer un breve resumen de la historia y estructura de la acción comunal en Colombia, especialmente las JAC. Pero también, resaltar la necesidad de participación en estos espacios que no pueden ser cooptados por la politiquería ni el desdén ciudadano. Necesitamos del movimiento comunal, pero fortalecido, dinámico con participación de más jóvenes y mujeres, entendiendo la importancia que este puede tener, que es superior a la simple idea de construcción de barrios.