apuestas

OPANOTICIAS

Opinión

Las bodegas de Gorky Muñoz

Recibí una llamada de un gran periodista de la región, que deseaba conocer más sobre la veeduría que emprendimos hace más de un mes y en la amenidad de la charla pasó, sin darme cuenta terminé hablándole de las 3 bodegas del Alcalde de Neiva.

Las
Por: Karlos Umaña 07 Mayo 2020

Por: Karlos Umaña

07 Mayo 2020


Él un tanto sorprendido solo guardaba silencio, y rápidamente tomaba nota de todo cuanto le expresaba sobre el funcionamiento de las mismas.


La primera bodega, la más grande y con mayor afluencia de personas, es de la que hablamos en la columna pasada, la bodega de la pastoral social, que en el marco de la primera fase de la “Minga Social”, sirvió como centro de acopio para la conformación y entrega de mercados. En el corazón de la zona industrial, esta bodega se convirtió en el hogar de cientos de voluntarios que divididos en turnos llegaban a apoyar en lo concerniente al empaque de kits alimentarios y entregas a los beneficiados. Recuerdo cierta anécdota, en la que me comentaban como muchos de estos voluntarios no resultaron beneficiados de la entrega del kit y al conversar con ellos, me llené de total sorpresa, pues no titubeaban en afirmar que seguirían apoyando el proceso de forma incondicional, “Yo no vine a que me dieran, vine a ayudar” me expresó cierta voluntaria del asentamiento peño redondo.


A unas cuadras de esta, encontramos la segunda bodega, allí se desarrolló la operación de empaque y alistamiento de los complementos nutricionales de los adultos mayores del programa “Centros Vida”. Aunque esta era mucho más pequeña que la primera, se acondicionó de tal manera que el equipo de voluntarios pudiese armar 9.000 kits, que debían ser entregados en las condiciones más complejas; casa a casa y en horario nocturno, de 11 p.m. a 6 a.m. Fueron varios días los que acompañamos este proceso de entrega en el cual se visitaron barrios como Santa Isabel, Galán, Bogotá, Sinaí, Pozo Azul, Arismendi, Las Lajas, Buenos Aires, Timanco, Limonar, Panorama, Divino Niño, Acacias, entre otros sectores vulnerables de las comunas 6 y 8. Llegar a un hogar en donde reside un adulto mayor a la madrugada, a entregarle un kit alimentario, es de esas experiencias difíciles de olvidar, y deja ver esa verdad que muchos esquivan, que en lo público aún existen personas con el deseo de hacer las cosas bien. “Ah, es que es obligación del Alcalde brindar los Mercados” dirán, bueno, no coincido del todo con ese planteamiento, pero asumiendo que fuere así, el garantizar que sin importar la hora ni el sector, a cada beneficiario le llegue su ayuda y que además esta entrega las haya realizado en persona la jefe de la cartera, es algo bastante meritorio, pues suele acontecer que pasan los años y la comunidad nunca conoce los funcionarios públicos de turno.


La tercera bodega, la visitamos hace algunos días, en compañía del Secretario de Educación. Allí se estaban empacando las 15.000 raciones que hacían falta por entregar del programa de alimentación escolar “PAE”. Un equipo de 50 personas trabajaba a todo dar para concluir el empaque de las ayudas que se entregarían al inicio de esta semana. Un ambiente de trabajo en equipo, cordialidad y camaradería, era evidente en el lugar, tal vez porque quienes realizaban la labor eran conscientes que con su esfuerzo serían los más pequeños quienes tendrían un apoyo nutricional.
Esas son las bodegas que he tenido la oportunidad de conocer y visitar en esta importante labor, para verificar que las cosas se hagan de la mejor manera posible, y hoy es inevitable reflexionar que a pesar de las diferencias de estos tres escenarios y sus equipos, todos trabajaban con un mismo sentir, el bienestar de los Neivanos.
La historia nos referirá como la generación que afrontó una pandemia, pero, ¿Qué tipo de actores seremos en ese relato?, ¿Los resilientes, los que se unieron en medio de la adversidad?


Las diferencias guardémoslas por el momento, les aseguro que al pasar la pandemia, estarán en donde las hayamos dejado, pero este no es el momento para atacar, para dividir, por el contrario es el momento de hacer historia, siendo un solo equipo. ¡Neiva nos necesita!

 

 

 


Loading...