apuestas

OPANOTICIAS

Opinión

La rutina de la cuarentena

En realidad, la cuarentena fue una sorpresa para todos, pero igual, creo que la vida sigue.

La
Por: Miguel de Leon 11 Mayo 2020

Por: Miguel de Leon

11 Mayo 2020

 

En lo personal, siempre he sido muy de casa y siempre busco hacer cosas productivas, a diferencia de otros que preferían la calle, los cafés o los centros comerciales. Los fines de semana y las noches, en mis horas no laborables,  pinto, escribo y leo, de tal forma, que he seguido esa rutina. Lo otro, en lo personal, no me ha afectado mucho porque después de algunos fracasos, tome la opción de la soledad, el conocido “necesito estar solo” que me ha servido para pensar, darme cuenta de ciertas cosas, descansar, aclarar la mente, organizar mis ideas, y esa decisión fue el puente para la cuarentena. Y yo creo que al igual que todos, la respuesta al encerramiento es aguantar, hacer como los presos de máxima seguridad, salir solo una hora al sol  y hacer uso del mediodía que nos regalan para hacer nuestras vueltas.

Y para aguantar he tratado de que mis actividades cotidianas, no cambien mucho. Antes salía todas las mañana a trabajar. Hoy no. Pero sigo levantándome muy temprano, digamos que el tinto mañanero lo sigo tomando todos los días a la misma hora, luego prendo mi computador y brujeo un poco por las redes. Leo todos los portales de noticias conocidas y por conocer, acá me refiero también  a las noticias de la bodega uribista y la gorkista, todo un modelo de lo tóxico que pueden ser las redes. Ya conozco todas las teorías conspirativas sobre la pandemia y los glamorosos pensamientos de la gente del Centro Demoniaco. Me conecto a la oficina y contesto todas las preguntas e ideas que circulan. Hago teletrabajo, la nueva forma de explotación laboral.

Y por las tardes utilizo Word, para trabajar lo mío, ideas para mis columnas, agregarle cosas a los textos que andan por ahí, algún comentario sobre la obra de algún artista y a veces, tratar de escribir algo novedoso. Einstein decía: “En los momentos de crisis sólo la creatividad es más importante que el conocimiento.” Cuándo el miedo y la incertidumbre nos rodea podemos ser más creativos. Tal vez por eso, los artistas tenemos nuestras crisis, nuestras propias cuarentenas. He permanecido por temporadas encerrado escribiendo, pintando o leyendo, alejado de lo que hay más allá de las paredes de mí casa. Así que no me sorprenden las crisis, pero si me gustaría que la peste de violencia y miseria en nuestra patria terminara algún día.

Tengo un mediodía para salir y hay que aprovechar para aprovisionarnos de lo necesario, aunque casi todo lo compro en la tienda del barrio. El almuerzo se pide a domicilio, servicio muy eficiente por estos días. Pero igual las cosas cambian algo; antes, mi siesta era de cinco minutos algo rápido, ahora he dormido siestas de media hora. Igual sucede con el presupuesto, toca tratar de estirarlo y los días pasan con lo justo. Porque las entradas extras que tenía por venta de obras, escritas o pintadas, ya no existen por la cuarentena, ya nadie quiere un escrito sobre un evento que nadie va a ver. Mi último texto fue sobre una exposición que lleva dos meses “guardada” en sala de exposiciones de la Biblioteca. Como es una muestra sobre el Día de la Mujer, me imagino esas pobres mujeres abandonadas en esa sala vacía.

La cuarentena da un nuevo significado a la idea de vivir solo. Pero igual, no es lo mismo vivir así porque lo has elegido, a que nos prohíban el tener contacto con otras personas. Y para quienes tienes alguna discapacidad, es horrible ver a todo el mundo con bozal. Pero si creo que una salida, es seguir nuestra propia rutina, nuestros hábitos cotidianos, No echarnos al abandono, ni al desorden. Hacer actividades que hemos dejado de lado, lo cual es bueno para todas las personas, pero aquellas que están solas lo tienen más fácil porque eligen sus horarios. Tal vez así podamos resistir. La consigna, entonces, es no ceder y permanecer en casa. Ser productivos. Estamos entrenados.

 

 

 


Loading...