La palabra del año; Abudinear

Este año, fue el año de las palabras, o mejor de la popularidad de las palabras como insulto o como ofensa. Muchas palabras se volvieron populares y otras cambiaron su aceptación inicial y se volvieron insultos y ofensas.

alt=

 

Por ejemplo, al comienzo se le decia con cariño “tombo” al policía. Se les decían asi  a los policías, porque usaban una camisa con botones. Y cuando los jovenes decían botón al revés salía tombo, un juego muy común. Pero en la medida en que la policia perdio legitimidad la palabra se volvio despectiva y  con el uso de la violencia oficial, se volvio un insulto que los jovenes usan en sus arengas y canticos. Igual, sucede con la palabra “mamerto”, que al comienzo se les decia a los militantes comunistas por la abundancia de nombres terminados asi en su dirección, Filiberto, Gilberto, Humberto….Mamerto !! 

Hoy en dia, se usa para denigrar de cualquier persona progresista, que haga alguna intervención inteligente, para que de una lo insulten diciendole “usted es mamerto!” palabra que igual se ha convertido en sinonimo de “vago” y de “vandalo” para describir a la gente que lucha por sus derechos. Pero en ese sentido la derecha no ha sido creativa. Porque los significados de las palabras se deslizan, es decir, cambian, y por eso sabemos que el idioma, como la cultura, o mejor, porque es cultura, está vivo, vivito y coleando. Las palabras nacen en la calle, no en los diccionarios, más allá de la pobreza y de la corrupción en todas sus formas, si hay algo que en Colombia abunda es la creatividad; Por eso, se han convertido en arma de la lucha politica.  

Y la palabra del año obviamente es “abudinear”, no solo es original, sino que es toda una palabra de denuncia y acusación. La Real Academia de la Lengua Española dijo que tiene documentados los verbos 'abudinar' y 'abudinear' como un referencia a 'robar' y 'estafar'. Estos términos, están siendo usados en el habla popular de Colombia y hacen parte de los verbos de reciente creación en redes sociales, razón por la cual la entidad tomó nota de su uso. “Abudinar” o “abudinear” se propusieron con un sentido peyorativo.. La palabra empezo a usarse debido al escándalo que involucra a la ministra de las TIC, Karen Abudinen, por un contrato con Centros Poblados en los que están embolatados $70.000 millones. Mejor dicho, se robaron descaradamente esos dineros. 

Por eso,  “abudinear” consiste en la negación absoluta de la idea de la responsabilidad política de los funcionarios estatales colombianos cuando en las entidades bajo su dirección se saquea el dinero público y se lo traslada al exterior, sea para financiar campañas políticas, clanes politiqueros o a fin de engrosar fortunas personales representadas en centros comerciales o zonas francas. Y acá llega otras de la nuevas palabras, por que la persona que “abudinea” los recursos públicos, son unos “ratasquilla”.Homenaje que mas que merecido a Alberto  Carrasquilla, un exministro de hacienda, favorable a los intereses de multinacionales y empresarios, más allá del beneficio de las comunidades o del medio ambiente, como sucedió en el escándalo de los ‘bonos de agua’ en el que fue vinculado. Justamente su ultima propuesta de Reforma Tributaria desencadeno el Paro Civico Nacional mas largo y doloroso de la historia colombiaba 

Las palabras son más que sonidos, son tan poderosas que a través de ellas podemos crear o destruir, pero cuando la fuerza orilla a la palabra, cuando la violencia arrinconan al diálogo, se pierde convicción, se pierde la razón y el argumento. Lo hemos visto, vivido y sentido durante el gobierno del uribismo. En donde la arremetida de la violencia solo deja lugar a la creatividad y el rescate de la palabra como arma de acción politica y de denuncia. Por eso, cada acción de corrupción, surgen palabras y razones nuevas para rescatar las propuestas y las posibilidades del cambio. Que los ratasquillas no nos abudinen nuestros sueños !