Comfamiliar
Opinión

La mano dura de duque y las encuestas

Según la última encuesta YanHaas, Duque repuntó 10 puntos en su imagen positiva. Y la explicación es clara:

La
Miguel de León Por: Miguel de Leon 02 Jul 2019

la mano dura, la que había prometido en campaña pero al inicio de gobierno expreso con mesura, hoy le están dando un empujón frente a los colombianos. Duque pasó de tener 25% de favorabilidad el 15 de diciembre del año pasado, a marcar un 35%. Y eso justamente, por dos eventos; tras el atentado en la Escuela de la Policía General Santander, Duque terminó con los diálogos con el ELN, reactivó inmediatamente las órdenes de captura contra el Comando Central de la guerrilla y le exigió al gobierno cubano que capturara a toda la delegación negociadora. Y lo otro, ha sido la mano dura contra el gobierno legítimo de Venezuela, pasando por encima de cualquier gesto diplomático y de decencia  con ese país hermano.

Surge una pregunta, ¿por qué los colombianos perciben que ser gobernados con “mano dura” es algo positivo? En una democracia el poder absoluto no reside en el mandatario, de eso se trata, que el poder esté descentralizado para evitar caer en el autoritarismo. Hay entidades del Estado que regulan el cumplimiento de la ley, y aunque el presidente sea el jefe de Estado no puede pasar por encima de ésta. En una democracia hay derechos y libertades que deben ser cumplidos y respetados tanto por el Estado como por los ciudadanos. Sin embargo, la gente ve que Duque/Uribe tiene en sus manos el poder de decidir lo que se hace, cómo se hace y por qué se hace, lo que ellos dicen es ley incuestionable.

Acá tenemos que hacer referencia al libro “Miedo a la libertad” del psicólogo alemán Enrich Fromm; según Fromm la actitud del hombre ante la libertad es de ambigüedad, la desea pero le teme, por eso,  los seres humanos quedan con sentimientos de desesperanza en el proceso de volverse libres de la autoridad. Fromm decía que cuando existe una autoridad que guíe a las personas, que les diga lo que tienen que hacer, la gente se evita la responsabilidad, el pensar críticamente y el cuestionarse. Dicho de otra manera, es más fácil preguntar qué hacer, a por qué hacerlo, evitamos tomar conciencia del problema. Por eso, en Colombia es más fácil echar culpas al otro, en vez de asumir mis propias responsabilidades. En una democracia hay libertades y derechos que no existen en una dictadura, por ejemplo, libertad de pensamiento y de expresión, libertad de movilidad, etc. y con éstas también vienen implícitas responsabilidades.

Pero, si se quiere ser gobernados con “mano dura” hay un precio que pagar, y es justamente, perder libertades a cambio de “seguridad”. Hay una resistencia a recordar las cosas desagradables, pues estas nos causan intranquilidad y entran en contradicción con el sentimiento de seguridad, que nos intentan vender. Por eso, los Uribistas son intolerantes y acalorados con lo que diga Uribe. Se cierran en su fanatismo, en lugar que reflexionar sobre las causas que nos han llevado a estar como estamos y partir de allí construir juntos,  las vías que nos lleven a la solución.


Loading...
San Pedro Plaza

Comfamiliar