La Guajira alrededor de un balón

La Copa América no solo dio foco a Luis Díaz, también sirvió como punto de referencia a quienes poco o nada saben de la Guajira, lugar donde surgió este hombre que puso su sello con dos golazos a las dos mejores selecciones de Suramérica.

alt=

 

La Guajira, cuya capital es Riohacha, es un Departamento ubicado en la Costa Atlántica del País, el cual cuenta con fauna, flora y folklore para mostrar a propios y extraños, además de ser uno de los municipios que más conserva su cultura ancestral, con el extraordinario pueblo Wayuu, este está ubicado en la península de la Guajira. De acuerdo con la página oficial de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) El grupo poblacional indígena “ocupa un área total de 1.080.336 hectáreas, las cuales están localizadas en el resguardo de la Alta y Media Guajira, ocho resguardos más ubicados en el sur y la Media Guajira y la reserva de Carraipía”.

Además de ser un pueblo colorido dentro de su diversidad cultural, el pueblo guajiro también se ha destacado por concebir atletas que han representado de buena manera el deporte a nivel nacional e internacional. Algunos nombres de atletas que puedo recordar serían los futbolistas Álvaro Montero y Anderson Plata, por ejemplo, campeones recientes de la Liga con Deportes Tolima, además del histórico exjugador y goleador de Millonarios, Arnoldo Iguarán. 

Con respecto a deportistas que se han destacado, especialmente en el fútbol, un hombre que ha ‘mojado’ prensa en los últimos años, ha sido el nacido en el municipio de Barrancas un 13 de enero de 1997, Luis Fernando Díaz. Su padre, Luis Manuel Díaz, lo condujo por el camino del ‘deporte rey’ siguiendo todo su proceso hasta aterrizar en las inferiores del Barranquilla F.C, y ha seguido acompañándolo mucho más ahora que se encuentra en Europa, jugando para el Porto de Portugal. Antes de aterrizar en Portugal, tuvo que consolidarse en un proceso arduo con el Junior. En 2017 llegó al cuadro ‘tiburón’ dirigido en ese entonces por Alberto Gamero.

La llegada del ‘guajiro’ Díaz al Porto, dos años después, fue una apuesta del equipo portugués, club donde en donde les ha ido bien a los colombianos; Falcao, James, Guarín, entre otros. Así que la confianza en él estaba asegurada; vaya que Jorge Nuno Pinto Da Costa, actual presidente del equipo portugués, ha ganado esa apuesta.

Más allá de lo que ha venido demostrando tanto en Junior como en el Porto, la Copa América fue una importante vitrina para el jugador, así como también sirvió para distraer la mirada hacia La Guajira, quizás de una manera poco ortodoxa pero infalible. Tener como tema a la Guajira, así sea porque el jugador revelación de la Copa nació allá, ya es ganancia, puesto que es más factible que nos interesemos por sus problemáticas, y de paso aprendamos sobre su enriquecedora cultura ancestral.

Digamos que, en Colombia, es común las problemáticas en cada territorio, así que, según datos estadísticos del DANE divulgados en febrero de 2020, para 2019, en Riohacha existen en promedio 46,3 personas sin un empleo digno, ello, es directamente proporcional al incremento del empleo informal o ‘rebusque’, esto es directamente proporcional a lo que ocurre con el nivel de educación, ya que el 31,1% de la población no tiene algún tipo de estudio.

Aunque la informalidad decreció, para 2019 la población más afectada en esta zona del país son los jóvenes. A lo anterior sumemos que, cerca de cuatro mil personas se encuentran desempleadas y no generan ningún ingreso. Si es la población juvenil más afectada, las oportunidades de un empleo digno deben ser escasas por lo que deben ser aprovechadas, y sin ánimo de romantizar, es de admirar el que este muchacho, que llegó a sufrir de desnutrición en su etapa de niñez, haya ‘bailado’ samba a los brasileños y tango a los argentinos.

Bienvenido sea entonces, el momento mediático que está viviendo ‘lucho’, si esto significa que podamos salir de la ignorancia, solo por el simple hecho de admirar al hombre que, puso a tambalear a la selección Brasil con su golazo de tijera, a la de Argentina con el gol del empate que llevó al decisivo duelo de los penales, y, por último, a la de Perú; el gol que le hizo a Gallese le dio el tercer lugar a la selección.

Con esto, el alimentado discurso de que el fútbol solo es una entretención para desviar la atención de lo que “realmente importa” en el País, puede ser cuestionable, si nos fijamos en las historias que se esconden detrás de los y las deportistas que representan de buena manera al País.