apuestas

OPANOTICIAS

Opinión

La escena homofóbica en la política

La última escena homofóbica en la política la protagonizó el exsenador de la República, Víctor Velásquez, al intentar derrocar a las legisladoras del Partido Alianza Verde, Claudia López y Angélica Lozano.

La
Por: George Warholl 20 Mayo 2015

Por: George Warholl

20 Mayo 2015

Una escena en donde se ve claramente que la persecución política y la creación de todo tipo de escenarios para hostigar a quienes están en el poder aún sigue vigente en la política colombiana.

Esta vez la corrupción y el mal uso del dinero del estado entre otras prácticas de la vieja política, pasan a un segundo plano y se crea un escenario totalmente distinto, en donde no se habla del desempeño de las legisladoras, sino de su propia intimidad.

Velásquez quien además es pastor de la Iglesia Cristiana Evangélica de Colombia, ha maquillado sus sentimientos más profundos de homofobia con la constitución política del país para arremeter de la manera más baja ante las congresistas.

Aunque el exsenador exprese abiertamente que no es homofóbico, su forma de actuar no es para nada coherente con sus palabras y deja ver su posición frente a las personas que tienen una orientación sexual diferente.

Recordemos que en Colombia como en otros países, hoy se habla de igualdad e inclusión y sobre todo de derechos humanos, que están a favor de una sociedad en paz, con respeto y sin discriminación.

Por otra parte si el pastor está interesado en sacar del poder a Claudia López o a Angélica Lozano, deberá buscar argumentos en donde se cuestione el desempeño como servidoras públicas y no adentrarse en la vida privada de ellas, ni de quienes también ejercen dentro de la administración pública.

No dejemos que casos como éste empañen la imagen y la labor de quienes si quieren trabajar en pro de un mejor país, hoy debo repetir como lo he hecho en diferentes ocasiones, que la política no tiene raza, color y menos orientación sexual y que el desarrollo y el futuro del país estarán mejor sin militantes de la envidia, la persecución política, el clientelismo y la discriminación.

Por último invito a la población civil y especialmente a la clase política a que entre todas y todos ayudemos a construir un país sin discriminación, un país en donde el respeto, la educación y la forma de hacer política limpia y honesta sean nuestra mejor carta de presentación ante el mundo.

Destacado

Hoy debo repetir como lo he hecho en diferentes ocasiones, que la política no tiene raza, color y menos orientación sexual y que el desarrollo y el futuro del país estarán mejor sin militantes de la envidia


Loading...