apuestas

OPANOTICIAS

Opinión

La derecha también niega el cambio climático

Y la derecha la volvió a hacer. No aprenden ni le interesa aprender. Así como Duque estaba de vacaciones en Cartagena cuando los paramilitares cercaron a Bojayá, en Australia el primer Ministro igualmente, estaba de vacaciones en Hawaii cuando los incendio en Australia alcanzaron su máxima expresión.

La
Por: Miguel de Leon 13 Ene 2020

Por: Miguel de Leon

13 Ene 2020

Y al llegar, lo primero que dijo el primer ministro australiano Scott Morrison; "No vamos a involucrarnos en los objetivos irresponsables, destructores de empleo y económicamente perjudiciales que se están buscando", declaró en respuesta a los llamamientos a adoptar una política más respetuosa con el medio ambiente. Enseguida califico de "irresponsables" y "destructores de empleo" los llamamientos a limitar la industria del carbón ante la crisis de incendios forestales, vinculada al cambio climático.

Los científicos están de acuerdo de forma prácticamente unánime en que la actividad humana es la causante del ascenso de la temperatura del planeta. Pues no. La derecha ha llegado al poder en muchas partes del mundo,  solo para decir lo contrario. El negacionismo funciona desdeñando las premisas claves: o el problema no existe, o, de existir, el causante no es la humanidad. Pongamos el caso del físico Nir J. Shaviv. Él no niega que las temperaturas hayan aumentado, pero sí su origen. “El aumento de la actividad solar durante el siglo XX implica que más de la mitad del calentamiento debe atribuirse al sol, no a las emisiones humanas”. Uno de los argumentos de la gente de Trump,  sale de la Biblia. Génesis 8:22. “Mientras la tierra permanezca, habrá tiempo de siembra y cosecha, frío y calor, invierno y verano, día y noche”. Su explicación: “Dios está todavía allí arriba. La arrogancia de la gente que piensa que nosotros, los seres humanos, podríamos cambiar el clima me resulta indignante”.

En ese sentido, hacen propaganda defendiendo evitar que los Gobiernos regulen las emisiones de gases de efecto invernadero. Y para ello, simplemente dicen; “Confiamos en que sin hacer nada, todo terminará por solucionarse”. El negacionismo del cambio climático es una amalgama que une a extremistas religiosos con políticos, científicos solitarios y grandes empresas con su aparato detrás. En muchos casos hay un trasfondo económico, pero en otros es meramente un rechazo ideológico. Creen que todo lo ambiental es un cuento de la izquierda.  La derecha ha abrazado el negacionismo más como parte de la batalla política que por principios. Lo normal es que intenten no hablar siquiera de esta preocupación porque les parece una cosa de ecologistas, que son sus enemigos”. No hace falta decir que la derecha está profundamente en contra de la ciencia. De hecho, está en contra de la realidad objetiva.

Quienes si la tienen claro, son las grandes empresas. Exxon tenía informes sobre el cambio climático desde al menos julio de 1977, una década antes de que fuera de dominio público. Sabían qué pasaba y que lo que ellos hacían solo podía empeorarlo. Por eso era importante que aquello no se supiera. Solo la avaricia y la codia le interesan a estas mltinacionales. El cambio climático supone una gran amenaza para el planeta tierra y ya se están comenzando a sentir algunos de sus efectos adversos Negar el cambio climático, sin importar la evidencia, se ha vuelto un principio político de la derecha y vale la pena tratar de entender tanto la manera en que ocurrió como la inmoralidad absoluta que implica ser un negacionista a estas alturas. El ejemplo esta en Australia y en la Amazonia Brasilera.


Loading...