La carta bomba y su moraleja

Una semana antes de la posesión presidencial, se conoció por las redes sociales, una carta suscrita por líderes de la Colombia Humana, que tenía un nutrido catálogo de peticiones burocráticas al Presidente Gustavo Petro.

alt=

¡Quien dijo miedo!  Se armó la de Troya en todos sectores políticos que en el huila, aportaron su grano de arena para el triunfo del presidente Petro; así no haya sido un resultado  gordo, que nos permitiera sacar pecho  y sentirnos con la autoridad propia de nuestra inocencia provinciana, para nominar (pedir) directamente al propio presidente, una quinteta de puestos y nombramientos en el gobierno nacional y sus tentáculos regionales. 

 

No se preocupen que si enviaron o no enviaron la carta, ella no hubiera llegado a manos del Presidente de la República para su lectura y risa; y si de chiripa se la hubieran entregado al presidente Petro para su lectura, hubiera sido p’a vergüenzas. De todas maneras el resultado será el mismo: Semi - ninguneados, y con razón ! 

 

Los votos del huila por Petro, no fueron los que creíamos sacar; pues el resultado  logrado en las presidenciales, fue a la inversa del logrado en las elecciones de congreso de la republica. Adicionalmente, no son un resultado que sólo puedan reclamar los partidos integrantes del pacto histórico, sino también, es el resultado de un sentimiento de indignación nacional de ciudadanos libres como el suscrito, que se tomó todo el territorio nacional y que terminamos votando por el pacto histórico en las legislativas y por Gustavo Petro y Francia como fórmula presidencial.  

 

No se llamen a engaños: Son las condiciones de líder, estadista y gran conductor de masas, las que convirtieron a Gustavo Petro en su mismo gran elector. Eso no lo podemos perder de vista; pues pensar y creer lo contrario, es un despropósito mayor. 

 

Otro error mayúsculo, es considerar que esa gran masa de ciudadanos libres que elegimos al presidente Petro, somos unos “nadies” que solo servimos de andamio para que un grupo residual, alcanzara las estrellas y las canonjías del poder, sin mayor esfuerzo o trabajo. No recocer esta realidad es un error y torpeza mayor, que nos llevará al fracaso en las futuras contiendas electorales. Si se desconoce a esa legión de ciudadanos libres y de otros partidos, que aportaron al triunfo en la elección parlamentaria y presidencial, muy seguramente llevará a que esa gran masa electoral nos diga: A nuestra esquina no vuelven a mear! 

 

Moraleja: Antes de preocuparnos de pedirle puestos al presidente Petro, pidámosle grandes obras de desarrollo regional y la ejecución de proyectos que nos permitan salir de la pobreza y atraso de nuestro departamento. Acaso les parece poco, que después de 6 años del acta de inicio del contrato de la autoruta 45, hoy no tengamos nada?