Viernes 22 de Marzo del 2019

OPANOTICIAS.COM

OPANOTICIAS

Opinión

¡Ese Duque es un mugre!

¡Ese


ENTRE CHISTE Y CHANZA Escogí para titular ésta (pues a mi manera de ver es una de las frases más o menos publicables) entre las tantas de mucho más grueso calibre que le pronunciaba ayer en la tarde en el corredor occidental de la carrera quinta de Neiva.

Un vendedor de tintos ya casi calvito y halando un carrito de esos como de supermercado lleno de termos, a su interlocutor, un señor flaco y de gafas oscuras que poco hablaba y más bien escuchaba.

Para darle caché al protagonista de esta  escena y a quien solo para este relato voy a llamar: “el cafetero de la Quinta”, presentaba un aspecto más o menos normal dentro de su no muy recién confeccionada vestimenta, pero sus ojos y actitud iban adquiriendo como cierta iluminación diabólica, a medida que se iba refiriendo al tal Duque.

Ese es un paramilitar de la peor calaña, de los que le manejaban la motosierra al hampón, asesino y descuartizador del Uribe, ese Duque es una porquería de lo peor que le pudo pasar a este país, discursaba en tono recio y firme el cafetero.

Yo escuchaba y escuchaba pues es algo parecido a lo que  por ahí he escuchado, que por escuchar no es que uno sea chismoso y escuchar no es que sea pecado, cuando de repente empezó a hablar el flaco de gafas que estaba callado:

–Sí… yo estoy de acuerdo, que encarcelen a ese Duque, como es posible que se haya atrevido a ponerse a hacer cosas tan espantosas como llevar ayuda humanitaria a Venezuela…

Es imperdonable que como si nada y sin ni siquiera ponerse colorado, al otro día se vaya con aviones llenos de comida y ayudas, para el chocó.

Que lo condenen no da para más, para que deje de estarse metiendo a esas cochinadas como ir a inaugurar plantas de energía solar por allá en la costa, ¡hasta donde ha llegado!

Que atrevido el malnacido… disque permitir y apoyar que las sagradas fuerzas militares colombianas, se junten con esa chusma de las fuerzas militares de Estados Unidos, para poner en funcionamiento semejante acueducto para los sedientos zarrapastrosos de la Guajira...

Los suspensivos los pongo ahí para indicar que el hombre siguió su relato pero yo me tuve que retirar, y mientras caminaba hacia el despacho de mi amigo Lara que me había citado, me hacía varios  interrogantes::  ¿En qué pararía la cosa caballero? ¿De quién estaban pelando? ¿Quiénes serán ese Duque? ¿Y ese Uribe?. ¡Jummm!


Loading...
San Pedro Plaza