Equidad de genero no es solo cuestión de mujeres

Lo primero que hay que decir es que garantizar la igualdad de todas las personas es fundamental para el desarrollo y la paz. Así que por cuestión de derechos humanos y por justicia social, la igualdad entre mujeres y hombres es una condición necesaria para tener una mejor sociedad.

alt=

 

La equidad de género permite brindar a las mujeres y a los hombres las mismas oportunidades, condiciones, y formas de trato, sin dejar a un lado las particularidades de cada uno, permitiéndoles y garantizando para ellos el acceso a los derechos que tienen como ciudadanos.

Equidad es también el camino para acabar con los llamados estereotipos, creencias socialmente construidas sobre lo que “deben” ser y el rol social que “deberían” jugar los hombres y las mujeres, de acuerdo con su género.

La eliminación de los estereotipos fomenta la toma de decisiones individuales alejadas de los cánones impuestos a los roles tradicionales, y potencia por igual las diversas conductas, aspiraciones y necesidades tanto de mujeres como de hombres.

Para alcanzar la igualdad de género es necesario reeducar, salir de las viejas ideas de lo que significa en la sociedad patriarcal "ser hombre" y "ser mujer", y romper de una vez por todas con la nefasta herencia del machismo.

La idea de “nuevas masculinidades” es un concepto en construcción y desarrollo que busca hacer reflexionar a los hombres, y también a las madres y profesoras, sobre los procesos de enseñanza que se da en las familias y las escuelas sobre “cómo debe ser y comportarse un varón” y “cómo debe ser y comportarse una mujer” en la sociedad.

No basta con aprobar leyes, no es la imposición la que genera el cambio en el ser humano, sino la gestión real de opciones para la construcción de toda identidad.

Sueño con vivir en un mundo donde haya igualdad de género. Tengo confianza y estoy segura de que la mayoría haremos todo lo posible para cambiar las cosas. Sin embargo, el mundo en el que vivimos sigue ofreciendo brechas persistentes entre hombres y mujeres, tanto desde el punto de vista social como económico.

El camino es largo y quedan muchos asuntos por resolver. ¿Si me preguntaran, desde qué lugar voy a cooperar para tratar de lograr la igualdad de género? Contestaría que no lo haría desde lugar de mujer, mi respuesta sería que lo haría desde el lugar DE PERSONA, porque todos debemos, nos merecemos y necesitamos ser considerados de la misma forma.