En Neiva arranca el Salón Nacional de Artistas

“Hermano, regresó el Salón Nacional de Artistas” y mi amigo derechoso de una, “Rodolfo no es ningún pintado en la pared, ¡así que pilas!”, más allá, en el otro extremo; “¡Que bueno, esos salones son para vivir sabroso!”. Y algún visitante despistado, “no, yo lo que ando buscando es la programación del Festival”. 

alt=

Y claro, todo puede pasar en una muestra de artes visuales, que se realiza en medio de elecciones presidenciales y del Festival del Bambuco. Igual, no es fácil invitar a los artistas visuales locales, ahora haciendo carrozas y pintando faldas de sanjuanero. Pero el ejercicio de montar y mostrar el salón se hizo y el mismo, se inauguró este 12 de junio con presencia de la Ministra de Cultura y del señor Gobernador del Huila.   

 

 Recordemos que el Salón Nacional de Artistas es uno de los eventos culturales más antiguos del país (se realiza desde 1940) y es la primera vez que se realiza en nuestra región, esta vez con sedes en Neiva, Garzón y San Agustín. Y es así, ya que el salón es producto de un proceso de investigación curatorial que involucra muchos sectores orientados a un tema; “Inaudito Magdalena” que es el título del Salón. En ese sentido, la muestra propone tiempos, espacios y narraciones sobre el río magdalena, entendiendo “la sedimentación y acumulación que caracteriza el río, permita superponer capas de relatos y representaciones”, una bella figura propuesta por los curadores. Es decir, entender el rio como un organismo vivo en donde los sedimentos de tierra fluyen y se afirman tal como lo hacen los asentamientos humanos.   

 

 Es visualizar el llamado paisaje cultural fortaleciendo una relación entre el ser humano y la naturaleza, a partir de las expresiones artísticas. Y mucho más, cuando el rio Grande de la Magdalena, ha sido objeto de interminables representaciones. Por eso, el recibimiento del salón, en las afueras de la Biblioteca Departamental es justamente, una instalación de guadua, dispuestas tal como se hace en los secaderos de los campesinos, paradas, levemente inclinadas, apoyando su parte de arriba  sobre una vara horizontal, formando una letra A, y que  lo lejos nos da una sensación de montaña agreste sobre un espacio vacío, en donde el aire ventila y parece traer historias de desplazados que huyen a través de las montañas, de una guerra que nunca fue suya.     

 

 Una pieza de Mario Opazzo, un chileno de familia de exiliados. Por eso, la obra se llama simplemente “Cordillera”, la misma que tal vez muchos emigrantes han recorrido. Nos advierte igualmente, que hay que subir a las alturas del tercer piso de la Biblioteca, para mirar el resto del salón compuesto por unas dos docenas de piezas, pero suficientes para entender el criterio de la curaduría. Porque la versión 46 del Salón Nacional tendrá lugar a lo largo de la cuenca del río Magdalena, que se despliega por gran parte del territorio colombiano. O sea, no será una única ciudad como sede, sino implicar al mayor número de municipios que de alguna forma están relacionada con el rio. Entre los municipios y ciudades a donde llegará el Salón se destacan: San Agustín, Neiva, Ibagué, Mariquita, Honda, Puerto Boyacá, Puerto Berrío, Barrancabermeja, Mompox, El Banco, Gamarra, Puerto Wilches y Barranquilla.  

 

 

Y Neiva, es la ciudad encargada de hacer la apertura de este evento que se realiza como un salto a aventurarse a un encuentro con los territorios de manera directa, mucho más profundo. Por eso, el participante del Huila en un colectivo de la Jagua, ligado con el proceso que ha vivido esa comunidad con la represa de El Quimbo.   El Salón es una oportunidad enorme de reconocer al país, de mirar toda su experiencia creativa a través del río. Conocer creaciones de investigación de artistas de mirar el río como un potencial de diversidad, desarrollo y cultura. Pero igual, la posibilidad de conocer el potencial creador de artistas colombianos, que buscan sanar corazones de una Colombia afligida y marcada por el conflicto. El Salón estará abierto en la Biblioteca Departamental lo que falta de junio y todo el mes de julio.