El voto hoy; por la vida contra la muerte

El hecho de que Francia Márquez, Mujer afro, activista y abogada medioambiental, quedara en segundo lugar en las primarias del Pacto Histórico y recibiera el tercer mayor número de votos de todos los candidatos, es señal de un cambio social en un país conservador como Colombia.

alt=

Hay muchos indicios de que estamos asistiendo al inicio de un profundo viraje. Las elecciones son únicamente un paso de ese cambio. Que merezcan el calificativo de "históricas" depende de cómo continúe el proceso de cambio iniciado antes de las elecciones. Y eso no depende solo de quien gane este 19 de junio. Por eso es claro, que la alternativa es simplemente el continuismo o el cambio. Por eso, ambos candidatos prometen un cambio fundamental para sustituir la élite política corrupta.   
 
 Pero más allá de eso, el contraste entre las dos opciones no puede ser mayor: Gustavo Petro tiene un elaborado programa de Gobierno y se enfrenta a debates públicos. Argumenta de forma sofisticada y a veces casi académica. Además, Petro lleva mucho tiempo buscando alianzas con diversos actores, incluidos políticos individuales de los partidos de derecha o liberales. No solo para ganar las elecciones, sino para poder aplicar las reformas prometidas una vez sea presidente. Un proceso que viene desde cuando participo en el proceso constituyente con la Alianza Democrática. En cambio, Rodolfo Hernández, quiere hacer política de la misma forma que ha manejado sus empresas.  
 
 Por eso, moviliza a sus seguidores en grupos de WhatsApp, no en lugares públicos, no hizo una sola manifestación en plaza pública y así y todo sacó 6 millones de votos. No participó ni eligió un solo congresista el 13 de marzo y clasificó para ir a la segunda vuelta presidencial. Se negó a ir a la gran mayoría de los debates televisados o a visitar algo más de 10 ciudades y apenas si se asomó a uno que otro foro en las universidades Sigue apoyándose en un pequeño círculo de asesores y esquiva las alianzas para no poner en peligro su imagen de outsider (personas sin contar con experiencia en política y al margen de los partidos). A pesar de que la derecha tradicional apuesta ahora por él, a falta de otras opciones, al parecer él mismo no quiere integrarse en sus estructuras, No quiere hacer alianzas en el congreso.   
 
 Por el contrario, y ahí, está el peligro, ha anunciado que impondrá el estado de excepción por “conmoción interior” en cuanto tome posesión y gobernará por decreto hasta que la Corte Constitucional lo declare ilegal. Propuesta que suma a su expresión de “me limpio el culo con esa ley”, lo que lo hace un hombre grosero, ignorante y mal educado. Lo cual parece no ser problema. Pero si un problema para la frágil democracia que deja el uribismo después de 20 años en el poder, construyendo una cultura traqueta basada en la violencia y el miedo. Por eso, las opciones este domingo son claras;la vida contra la muerte, no es solamente como dicen los medios, la izquierda contra la derecha.  
 
 Empezando por que Petro ha sido claro en demarcarse de la izquierda tradicional. Por ejemplo, sus planes de política económica son principalmente socialdemócratas (no olvidar que el M-19 s básicamente socialdemócrata), similares a los de muchos partidos de izquierda de América Latina. Pero además el Pacto Histórico, a diferencia de la mayoría de los movimientos progresistas en América Latina, defienden una clara orientación ecológica y feminista. el Pacto Histórico, se ha propuesto el objetivo de "vivir sabroso", el equivalente palenquero de "buen vivir", concepto inspirado en los principios indígenas. Por eso, este domingo, tenemos que votar para avanzar en el cambio cultural y político hacia el "vivir sabroso", hacia más justicia social, más democracia y un modo de producción que preserve la base natural de la vida.