El valor de los jóvenes

La generación actual de jóvenes representa a la mayoría de la población, es una fuerza dominante ahora y en las próximas décadas.

alt=

 

El gobierno y otros actores del desarrollo deben involucrar a los jóvenes en el diseño, programación y aplicación de políticas y estrategias eficaces para los jóvenes que reflejan nuestras necesidades y aspiraciones. Tenemos la creatividad, la energía y la capacidad de resolución de problemas para ayudar a encontrar soluciones a algunos de los mayores desafíos del país. Pero necesitamos apoyo.

El sistema educativo a veces está luchando para preparar a los jóvenes con habilidades que se adapten al contexto local. Es necesario realizar esfuerzos adicionales para fomentar el espíritu empresarial liderado por jóvenes y empoderar a una generación de jóvenes para que se involucren plenamente como parte de sus sociedades. Los emprendimientos dirigidos por jóvenes son vitales en países como Colombia; el empleo formal es limitado y en un contexto donde no hay suficiente generación de empleo en el mercado.

Las oportunidades de empleo se ven afectadas por los desequilibrios del mercado laboral y los desajustes de competencias, que representan una amenaza no solo para los propios trabajadores jóvenes, sino también para la economía nacional y la cohesión social.

Las mujeres jóvenes, en particular, siguen enfrentándose a múltiples barreras para acceder al empleo, incluidas restricciones culturales y sociales sobre los tipos de trabajos que se consideran apropiados para ellas; y existe una segregación entre mujeres y hombres jóvenes. Las inversiones en los jóvenes pueden acelerar el progreso hacia un futuro próspero y sostenible.

Necesitamos más que nunca liderazgos sólidos, ejemplares, responsables y sostenibles. Quienes se adapten con rapidez a esta nueva realidad, quienes sepan interpretar certeramente los cambios, tendrán garantizado buena parte del futuro y, por tanto, el éxito.

Colombia en la actualidad nos necesita, necesita jóvenes que, con nuestras ganas de vivir, sueños, pasiones e ilusiones, construyamos un mejor país. Jóvenes que impulsemos la creación de nuevas empresas, que le permitan el acceso al trabajo decente a muchas personas, mejorando su calidad de vida y dignidad; jóvenes que con voluntad de servicio, hagamos política honestamente; jóvenes interesados en proteger el medio ambiente; jóvenes que integren a aquellos que fueron afectados por la guerra, o que hicieron parte de ella, para que nunca más miren hacia atrás, sino que vean en el futuro del país una fuente de innumerables oportunidades. Muchos jóvenes en Colombia estamos trabajando desinteresadamente, ayudando a mejorar las realidades de muchas comunidades que se enfrentan a diario a un sinnúmero de dificultades.

Hoy, por primera vez en la historia de Colombia, se realizan las elecciones de Consejos Municipales y Locales de Juventud. En estos comicios, unos 12’282.273 colombianos, entre los 14 y los 28 años, están habilitados para elegir a los jóvenes que los representarán a nivel municipal, departamental y nacional. La juventud tendrá la posibilidad de fortalecer las dinámicas de resistencia que hoy viene manifestando en la calle. Ahora tomará aliento para levantar la voz en los escenarios institucionalizados y forjar cambios. Participar activamente de aquellos escenarios creados para incidir en la toma de decisiones que contribuyen al desarrollo local.