OPANOTICIAS

Opinión

El sabio Caldas, no Preuss, descubrió a San Agustín 

 El 19 de enero de 1797, nuestro sabio histórico por excelencia, Francisco José de Caldas, descubrió para el mundo “occidental” la cultura indígena  Uyumbe, mal llamada de San Agustín por la aldea que los invasores y conquistadores hispanos fundaron en el territorio donde floreció, en los primeros siglos de nuestra era.

El
Por: Delimiro Moreno 22 Ene 2020

Por: Delimiro Moreno

22 Ene 2020

Esa cultura cuya magnitud e historia no han sido suficientemente estudiadas, y cuya riqueza turística todavía no hemos sido capaces de explotar adecuadamente  por falta de sentido y olfato económico.

Caldas visitó ese 19 de enero la aldea de San Agustín y vio “estatuas adoratorios, mesas, animales y una imagen del sol”, las cuales reseñó  por primera vez en un idioma occidental en un artículo publicado en el Semanario del Nuevo Reino de Granada, en el año 1808, artículo que es el real descubrimiento para el mundo occidental de esta cultura megalítica del Alto Magdalena.

 Hablando de ella, ya Fray Juan de Santa Gertrudis, quien visitó la región en 1757, vio por todas partes ”obras del demonio” que los habitantes del pueblo usaban como cimientos para sus casas, pero su libro “Maravillas de la Naturaleza”, donde las describió, apenas fue publicado en 1956. El abanderado de Nariño, José María Espinosa, conoció la estatuaria en 1817, pero su pudibunda mentalidad se aterró ante sus desnudeces femeninas y masculinas.

A Caldas, lo siguió el geógrafo italiano Agustín Codazzi quien exploró la región en 1857, reconstruyó hipotéticamente los monumentos destrozados, y localizó cartográficamente la zona arqueológica. Con dibujos de Manuel María Paz, esta investigación es insertada en la obra de Felipe Pérez “Geografía Física y Política de los Estados Unidos de Colombia”, publicada en 1863. En 1892, Carlos Cuervo Márquez, visita la región; dibuja y hace observaciones sobre varias de las estatuas, las cuales fueron publicadas en su libro “Prehistoria y Viajes Americanos”, que posteriormente hicieron parte de sus “Estudios Arqueológicos y Etnológicos”, publicado en Madrid en 1920. De Cuervo Márquez, dice la mayor autoridad en este tema, Luis Duque Gómez, que fue el primer colombiano en intentar una interpretación de esa cultura. Varios científicos más, inclusive una comisión del Museo Británico, visitaron a San Agustín, pero los resultados de tales visitas no se publicaron.

Y luego sí, llega a San Agustín Konrad Theodore Preuss, en diciembre de 1913; hace las primeras tímidas excavaciones científicas y después de fotografiar y hacer réplicas en yeso de varias estatuas, se va para su país con algunas de ellas, sin autorización de ninguna entidad oficial. 16 años después, en 1929, publica en Göttingen su obra Monumentale vorgeschichtliche Kunst, traducida al castellano dos años después como “Arte Monumental Prehistórico”, que no tuvo mayor difusión ni influencia, ni pública ni privada. Preuss indudablemente es el primer divulgador de la cultura megalítica del Alto Magdalena en Europa; pero no su real descubridor para la cultura occidental, honor que no puede arrebatarse a Francisco José de Caldas, a quien hoy rendimos el homenaje merecido.


Loading...