El premio a los huecos del alcalde

La llamada avenida a Buganviles acá en Neiva, es el ejemplo de la falta de intervención por parte del gobierno local, pues en dirección hacia las Palmas, en El Jardín, empiezan a notarse los arreglos que hace pocos días, y luego de años de deterioro, encontraron solución para las malas condiciones de los tubos del acueducto del sector.

alt=

 

Y como siempre, sin ningún tipo de planeación, abrieron, cambiaron los tubos y dejaron la calle llena de huecos. La situación se complica cuando el flujo vehicular se llena con la salida o el regreso de la gente del trabajo, es decir, en las horas picos. Los automóviles particulares y el transporte público bajan la velocidad tratando de esquivar lentamente cada hueco, y otros conductores menos pacientes dan paso a la orquesta de pitos, para ver quién cruza de primero los semáforos. Éste es el pan de cada día en Neiva.

Esta situación preocupa a los habitantes del sector: “Es muy peligroso encontrarse con esta carretera tan dañada. Yo vivo en la parte de arriba del Tesoro y cuando bajo por el Jardín es impresionante la cantidad de huecos que uno puede coger al manejar. Así uno daña el carro más rápido”, me aseguró un vecino, ya que yo soy peatón. Para colmo de males, los carros son los que más han sufrido con el deterioro en la pavimentación. Un mecánico, afirma que en los últimos meses se ha incrementado la visita de clientes que dicen haber reventado llantas y torcido rines al coger algún hueco: “Últimamente sí se ve que llegan más carros con problemas en las llantas, con las copas torcidas o partidas; hasta carros con el sistema de amortiguación ya dañado, y todo por los baches de las calles”.

Todos estos huecos presentes en toda la ciudad, hacen parte del “safari” que disfruta los neivanos animados con el paisaje deprimente del mural más grande del mundo. Ya sea por caer en uno de los cráteres o tratando de esquivarlo, los actores viales se ponen en riesgo frecuentemente y no es un tema que debe subestimarse. Según cifras de la Agencia Nacional para la Seguridad Vial, en el país se reportaron 1650 accidentes por causa de huecos entre 2017 y 2019, donde fallecieron 35 personas y otras 1058 quedaron heridas. Los más vulnerables son los motociclistas y los ciclistas. Además de los heridos y fallecidos, están los daños que sufren los automotores al pasar por los baches. Las partes del automotor que sufren más son: los neumáticos, el chasis y los amortiguadores.

Los huecos también van dejando rastros de piedras en las vías, que pueden convertirse en un pequeño proyectil disparado por un auto a altas velocidades. Lo curioso es que la alcaldía tiene un programa llamado “Alcalde en casa”, donde supuestamente, más de 10.000 personas han sido atendidas por la Alcaldía en cada uno de sus barrios y veredas. Pero uno no sabe cómo llega el alcalde a la casa de la gente; ¿en helicóptero? No se da cuenta de las condiciones de las calles o la gente no le dicen, no le informan, ¿será que esa visita se hace en Neiva o dónde? Claro, que, si se lee la letra menuda, dice la misma prensa de la alcaldía, “Con siembra de árboles y actividades deportivas, Alcaldía de Neiva vincula a la comunidad”. Y será que ese programa fue el que presentaron a Cifras y Conceptos para que lo declararan como el segundo mejor alcalde de Colombia.

Uno pensaría que el premio es un estímulo para mejorar la prestación de servicios que afectan la calidad de vida de los neivanos o algo así. Se premia un Gobierno más capaz y estratégico para contribuir en esta dirección, y hay muchas experiencias valiosas que pueden orientarnos a través del proceso de desarrollar una mejor alcaldía. Pero no, me dicen que el premio es por el manejo del Paro Nacional. Y no entiendo, yo veo a los muchachos de la Primera Línea bravos con la alcaldía, porque todo lo que les ofreció en los “diálogos” no ha cumplido, ni siquiera ha sido capaz de dar las becas de estudio que prometió. Y eso por no decir el incumplimiento de un resto de cosas. ¿¿Y por eso, lo premiaron??  Habría sido más real premiarlo por lo huecos.