apuestas

OPANOTICIAS

Opinión

De bodeguitas, perfiles falsos y chismes en las redes

Enano, resentido y con complejo de inferioridad; así describen varios historiadores a Goebbels, Ministro de propaganda nazi en la Alemania de la pre- guerra quien ya se las arreglaba para hacer crecer su movimiento y la imagen de su líder a costa de lo que fuera.

De
Por: Felipe Hernandez 06 Mayo 2020

Por: Felipe Hernandez

06 Mayo 2020

 

Su complejo lo motivó a prepararse y crear toda una teoría de la propaganda negra que resumió en 11 principios llevados a su máximo esplendor cuando manejó a su antojo el aparato mediático estatal, prohibió medios de comunicación y/o publicaciones que no fueran afines y desarrolló no solo los boletines oficiales sino las consignas reales o falsas que debían repetirse por todos los medios hasta que fueran aceptadas por el grueso de la población.

“Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan”. Cualquier lector distraído con esta frase rememorará sucesos actuales, ¿cuántas veces han salido noticias llamativas justo después de un suceso negativo para X o Y Gobierno? Pues dicha teoría no es nuestra, es de aquél enano: Goebbels, aunque algunos en la actualidad, quizás sin leer al autor, la aplican a cabalidad, veamos…

Hace un par de años, recibía un par de solicitudes de amistad al día, algunas no tenían foto de perfil y no compartían amigos conmigo, la gran mayoría de estas invitaciones no las aceptaba, pero las pocas que se me colaban resultaban ser perfiles creados por seguidores o contradictores de algún partido o personaje político, esto se notaba por su desmedido apoyo a las causas de éste y los ataques al contradictor, eran fáciles de identificar.

En la actualidad, la situación se torna muchísimo más compleja, los “expertos” en marketing han tomado ejemplos de los grandes de la propaganda negra llegando a puntos que rayan con la ilegalidad; ahora no sólo tenemos perfiles falsos inofensivos, equipos completos se han dedicado a crear bodeguitas, que son especies de call center de las telecomunicaciones, cuya labor es exaltar la imagen de quien les paga a costa del desprestigio de sus competidores. 

En Neiva la situación ha sido bastante polémica y este año ha tenido un especial movimiento y la estrategia avanza a medida que avanza su utilización. Bastante evidente era crear un perfil que dedicara todos sus esfuerzos a hablar bien de X y mal de Y, para hacerlo más creíble mutaron a perfiles que roban la información y las fotos de algún otro perfil, le dan vida al personaje llenándolo de amigos virtuales y compartiendo contenido no exclusivamente político. Hasta ahí bastante trabajo, pero han decidido ir más allá usando esos perfiles para ganar la confianza del otro equipo y sacar información que después servirá para atacar uno por uno no solo al político sino a su círculo más cercano.

También estamos inundados en Neiva de medios de comunicación digitales, lo cual sería estupendo si no se tratará de fortines de los distintos equipos políticos que crean noticias, si, no se encargan de comunicar sino de crear contenido “noticioso”, recordemos nuevamente al Ministro nazi que creaba noticias cuando no podía negar las propias; así que crean la noticia, la publican y pagan altas sumas de dinero en publicidad de Facebook para que la información llegue a miles de neivanos y como ya sabemos: de la repetición de mentiras, algo va quedando.

La invitación a discutir con altura las ideas contradictores sobrará acá pues algunos ‘expertos’ ya saben que esto sería lo mejor, pero les pagan por la propaganda negra, sin pensar que ésta no sólo afecta al proyecto político, afecta gravemente a las personas que componen su equipo, que son de carne y hueso, que tienen esposas que tal vez odian la política precisamente porque es lo que no permite que sus esposos vivan la tranquilidad del día a día, hijos que a veces también salen mancillados macabramente, y allí seguimos, manchando personas como nosotros, mecanizando la política y alejando a personas de bien que todavía creen de corazón en uno y otro proyecto político. 

 

 

 


Loading...