Comfamiliar

El mundo desde nuestra Región

Domingo 19 de Mayo del 2019
San Pedro Plaza

OPANOTICIAS

Opinión

¡Con ese cuentico!

¡Con


Esta es  la frase que a mi manera de ver y analizar las situaciones, resume de forma lastimera pero certera…  La sorpresa del ser humano, cuando se da cuenta que como decía Echeverry: ¡Como que nos tumbaron mi hermano!

A ver… ¿Cómo se lo explico Federico? A manera de ejemplo trataré de  relatarles aquí, una historia de esas que  ilustra el pedo, que cae como anillo  al dedo.

Contaba mi tío que en cierta ocasión le refirió al vigilante de su conjunto residencial, que iba a salir a tomarse unos whiskies y a  echarse una cana al aire o polvorete, que le recomendaba el apartamento que era el setecientos siete.

El avispado guachimán cual politiquero tumbador, pilló de inmediato la sobornable ocasión, y se la mandó cepera sin compasión:

-¿Cómo así que su merced se va muy tranquilo a tomarse sus whiskies  y hacer sus cochinadas  y yo que, me va a dejar sin nada?

Pregunta a la que respondió mi tío sacando una de las que llevaba en el carro y al pasársela le dijo: Está bien mijo, aquí le dejo esta para que se la tome mi soquete, pero eso, si ojo al setecientos siete.

Al regresar mi tío a la madrugada, el celador jincho de la perra le impedía la entrada.

-No entra-, le gritaba y le gritaba.

¿Cómo así que no entro?,  si yo soy el del setecientos siete donde tengo mi guarida. Con rabia  mi tío repetía y repetía.

-No señor, que no entra-, lengua de trapo y todo, el guardia le insistía.

-¿Pero cómo que noooo-, gritaba  el tío cual tití -¡Si yo soy el marido de la que vive ahí!

-“Con ese cuentico” se me han entrado diez. No entra… no señor-, sentenció el celador.

¡Ají… Que cosas!. ¿No? Ojalá mis queridos Opalectores, que con  chascos de esta dimensión o al menos similar, no se hayan encontrado ni se tengan que encontrar.

Por hoy quedo tranquilo y no me llevo en la conciencia lo del “cuentico”, no haberles recordado, para que se cuiden de su efecto y de su esencia… sobre todo en estos días que te echan y hasta en mármol, el de LA TRANSPARENCIA.


Loading...
San Pedro Plaza

mya