Colombia: destino para el turismo sostenible

El sector turístico en Colombia emplea una importante cantidad de personas en el país, según el Ministerio de Comercio Industria y Turismo, el número de prestadores de servicio en el Registro Nacional de Turismo (RNT) aumentó a pesar de la pandemia, pasando de 43.209 a 58.278 entre 2019 y 2022, incrementando significativamente.

alt=

Por otro lado, el turismo representa el 30% de las exportaciones en el comercio global de servicio, generando 1 de cada 11 empleos; el 10% del PIB (producto interno bruto) mundial y el 5,6% del PIB (producto interno bruto) nacional, lo que ha permitido consolidarse como motor de desarrollo económico y social. En nuestro país el turismo es el segundo generador de divisas.  
Ahora más que nunca, viajar debe ayudar a fortalecer activamente las comunidades y los ecosistemas dentro de un destino. El turismo sostenible es una herramienta transformadora que tiene el poder de proteger nuestros increíbles paisajes, conservar nuestros recursos naturales y contribuir con las comunidades locales. Colombia es el segundo país más biodiverso del mundo y alberga más especies de aves que cualquier otro lugar del mundo. El país también es multiétnico y culturalmente diverso, con al menos 84 comunidades indígenas y más de 60 lenguas nativas.
El turismo sostenible es tan crucial para Colombia que, a fines de 2020, se convirtió en una política gubernamental para promover las mejores prácticas que conserven y protejan el patrimonio natural y cultural de Colombia a través del turismo responsable. El Ministerio reformó la Ley General de Turismo, poniendo la sustentabilidad en el centro. Ahora reconoce formalmente que la protección del medio ambiente y las comunidades locales es crucial para la recuperación de la industria turística de Colombia después de la pandemia, entre otras estrategias para fortalecer la cadena de valor haciéndola más formal y con cualidades fuertes. Esta nueva ley apoya y se integra con la segunda iniciativa conocida como la nueva Política de Turismo Sostenible, diseñada para crear proyectos de conservación y protección de los atractivos turísticos naturales. Colombia es uno de los únicos países del mundo que tiene una política de este tipo. A través de estos, las partes interesadas en la industria del turismo aseguran que los destinos se gestionen de manera responsable y que se satisfagan las necesidades de las comunidades locales. La Política de Turismo Sostenible que expidió el Gobierno, señala cuáles son los principales inconvenientes: la falta de criterios sostenibles en la organización del turismo a nivel local, la baja inversión en el capital natural, el privilegio del turismo masivo frente al turismo de calidad, la falta de atención a las capacidades de carga y la falta de articulación entre los distintos sectores, especialmente entre el comercio, los servicios y las autoridades ambientales, sin mencionar el recrudecimiento de la violencia en muchas zonas del país. Se requiere de la articulación nacional, regional y local, la coordinación del sector público y privado, la importancia de respetar las capacidades de carga (el número máximo de visitantes que puede contener un determinado lugar turístico), diversificar los destinos en una misma región; la necesidad de trabajar y empoderar a las comunidades locales.
Colombia ha desarrollado un turismo masivo que hace que los destinos se maduren muy rápidamente y se pierdan muchos de sus atributos de belleza, una solución fundamental es establecer un número máximo de visitantes y planes de turismo que abarquen distintos destinos para desconcentrar los puntos críticos; es clave implementar una zonificación que delimite claramente dónde puede haber tráfico de gente y dónde no, y cuál es la capacidad de visitantes de cada zona; disponer de senderos alternativos para descongestionar y contar con estrategias de descanso en las áreas. Es fundamental la presencia de una autoridad que haga respetar las reglas, y el monitoreo constante para identificar y mitigar los impactos negativos a tiempo. Además de la educación al sector turístico local y de la necesidad de mejorar las vías terciarias y otras infraestructuras, también es fundamental establecer capacidades de carga y dar alternativas a los turistas con destinos cercanos igualmente atractivos que permiten bajar la saturación en los puntos críticos.
Se busca atraer viajeros extranjeros responsables a la hora de visitar Colombia. Esto es extremadamente importante, ya que las tendencias internacionales indican un aumento en la demanda de experiencias culturales y de naturaleza que permitan una verdadera conexión con el destino. Estas experiencias son en su mayoría al aire libre y lejos de las multitudes, por lo que la protección del medio ambiente y el turismo sostenible deben ir de la mano. A su vez, consumir productos locales, cuidar la naturaleza, valorar la biodiversidad, preservar el patrimonio cultural, respetar las costumbres locales, reciclar y reutilizar son algunas de las acciones que generan un impacto positivo en la protección de Colombia y su entorno. El turismo sostenible es un factor clave en el desarrollo social de nuestro país, ya que muchas actividades de ecoturismo en Colombia son guiadas por anfitriones y guías locales que permiten a los visitantes descubrir las joyas ocultas del país. Esto proporciona ingresos a las comunidades más remotas, mientras brinda a los viajeros una experiencia auténticamente colombiana.
Colombia tiene 27 destinos de turismo sostenible certificados; los principales requisitos que deben cumplir estos destinos, son los fundamentos ambientales, incluido el uso eficiente del agua, la energía y el papel; requisitos socioculturales, como la conservación del patrimonio cultural y la prevención de la exclusión de las comunidades; requisitos económicos, como la creación de empleo y las contribuciones a las comunidades locales; y medidas de seguridad que garanticen la seguridad de los turistas y locales. La sostenibilidad y la protección del medio ambiente no es una moda pasajera. Es parte integral de nosotros como país.
El presidente Gustavo Petro, le ha dado un papel importante al turismo. La propuesta de Petro da un valor importante a la asociatividad, la acción comunitaria y solidaria para democratizar un turismo que esté plenamente comprometido con el ambiente y la cultura local, impulsando la cohesión de la sociedad colombiana en toda su diversidad y fomentando el diálogo intercultural, reduciendo el impacto negativo y contribuyendo a la generación de ingresos y empleo para la población local. El Estado acompañará a los entes territoriales y a las formas asociativas comunitarias para asegurar la prosperidad, equidad, relación armónica con la naturaleza y el enriquecimiento del patrimonio de la nación. Para el nuevo gobierno se debe fortalecer la base económica- productiva necesaria de los municipios para profundizar la autonomía, aprovechando sus potencialidades y buscando reducir las principales desproporciones entre ellos.
Colombia tiene potencial en el turismo de naturaleza, comunitario, cultural, de salud, científico, que serán protagonistas en la transición económica, como uno de los mayores generadores de bienestar económico y social local.