Carta abierta al Pacto Histórico regional

Bajo el liderazgo indiscutible de Gustavo Petro, nace el Pacto Histórico, como una coalición de partidos y movimientos políticos de izquierda y centro izquierda, a la cual se sumó el bloque abrumadoramente mayoritario de ciudadanos libres que no nos sentíamos representados en los partidos tradicionales de izquierda y de derecha...

alt=

Ni en aquellos que se arrogaron el derecho de representar al centro del electorado colombiano. Fuimos esos millones de ciudadanos libres e indignados, quienes hicimos posible la llegada presidencial de Gustavo Petro, como expresión y necesidad vital, de cambio. Desconocer esa realidad es una tontería. 

Dentro de las grandes líneas o propósitos del Pacto Histórico, se trazó la estrategia del cambio, gobernar bien y para la gente; no solo para garantizar varios periodos presidenciales en cabeza de líderes que interpreten fielmente esta filosofía del cambio y las transformaciones que requiere el país; sino también, que seamos una alternativa del poder local y regional. 

Es apenas natural que en ese escenario se comiencen a escuchar voces de ciudadanos con militancia en el Pacto Historico y no necesariamente en los partidos que lo integran; que están dispuestos a jugar su apuesta electoral para llegar al poder local o departamental. Es ahí donde está el secreto para mantener la vigencia del Pacto Histórico. 
La dirección política nacional, con la participación de todos los sectores políticos y ciudadanos que elegimos a Petro, debe diseñar pronto,  el mecanismo de selección de los candidatos a corporaciones públicas, alcaldías y gobernaciones, para evitar la entronización de liderazgos residuales y republiquetas electorales, que no van a lograr la unidad y cohesión política requeridas para que esa vocación de poder local y regional, sea una realidad, repito, con la participación amplia de todos los sectores de opinión que elegimos a Gustavo Petro, como el presidente del cambio en Colombia. 

Si no se tiene la diligencia y el cuidado de diseñar pronto estos mecanismos de participación y selección de candidatos, en donde por supuesto, quepamos los ciudadanos libres y líderes de partidos tradicionales que  nos la jugamos a fondo, para ese triunfo alternativo que hoy ejecuta el gobierno Petro; el proyecto político del Pacto Histórico, no tendrá vocación de permanencia y desaparecerá por sustracción de materia, sin dejar huella a nivel local y regional.
El programa local  y departamental que se presentará a los electores para ganar alcaldías y gobernaciones, no saldrá del sombrero de los candidatos, sino de los aportes que para la Paz, la equidad y el desarrollo, han formulado cientos de ciudadanos que han participado en reuniones, diálogos y foros regionales, para construir el plan nacional de desarrollo. 

Reconozco positivamente el movimiento y ruido que se genera desde los cuarteles de la Colombia Humana en el huila; pero creo firmemente que proselitismos aislados y por fuera del pacto, no están llamados a prosperar; pues ya se evidencia una especie de atomización de ese grupo, que hoy registra varios frentes de batalla, que se están preparando para una guerra interna y no para generar unidad y participación, que nos permita ser alternativa real de poder en el huila. En lugar de consolidar eso que ellos llaman NODOS, lo que están armando, son unos NUDOS muy verracos de soltar, que dan al traste con el criterio COLECTIVO y prevalente, de los principios y la acción política del Pacto Histórico. 
O nos unimos de verdad para llegar al gobierno local y departamental , o nos jodemos en nuestra desgracia electoral. Si no hay disposición real de unidad, no lograremos nada, y por mucho que generemos movimiento y ruido, al final de cuentas, solo seremos soledad y olvido.

Pilas, porque la tupia tiene varias grietas, ¡y la ruptura nos va a ahogar a todos!

Le podría interesar leer: Los desafueros de Bancolombia