OPANOTICIAS

Opinión

¿Baja Cristo?

La segunda bajada de Jesucristo al final de los tiempos se llama ‘la Parusía’, un término ignorado por los lingüistas que consulté sin resultados aparentes, luego de ojear una biblia ‘de letra grande’ (Nuestra Sagrada Biblia de la Misión Continental, Editorial San Pablo, 2015)...

¿Baja
Por: Fernando Amezquita 03 Nov 2020

Por: Fernando Amezquita

03 Nov 2020

 

La segunda bajada de Jesucristo al final de los tiempos se llama ‘la Parusía’, un término ignorado por los lingüistas que consulté sin resultados aparentes, luego de ojear una biblia ‘de letra grande’ (Nuestra Sagrada Biblia de la Misión Continental, Editorial San Pablo, 2015), obsequiada por la librería Jimmy, del primer piso suroriental de los Comuneros, a manera de un libro de fácil manejo, de poco peso, que al leerlo en la cama no ofrezca riesgo de accidente nocturno.

 Las biblias más grandes se pueden convertir en armas contundentes si se dejan caer encima durante el despegue onírico.

En la cama no parecería posible usar un atril, aunque la tecnología no conoce barreras. Bien: abrí al azar dicha biblia y vi la primera carta de Pablo a los Tesalonicenses, el escrito más antiguo del Nuevo Testamento (año 50 d. de C.), en el capítulo cuatro, alusivo a la suerte de los ‘muertos’, a la esperanza del día en que estaremos todos en Él, los resurrectos (finados antiguos) y los vivos en la carne, arrebatados en par momentos, ‘entre nubes por los aires al encuentro del Señor’.

Sin embargo, las biblias tamaño familiar, a través del apóstol Pablo, en sus epístolas, dicen que los vivos sí morirán en  los instantes anteriores, pero en el acto resucitarán para subir por las nubes, previas una voz y una trompeta...Es una oportuna explicación toda vez que muchos cristianos piensan que van a ascender en cuerpo y alma a recibir al maestro Jesús, en su calidad de elegidos de los tiempos llegados, sin que los afecte de manera alguna la ley de gravedad, o el peso específico, o la masa corpórea… Se supone que los tiempos ya son llegados, de acuerdo con los profetas y los proviceros (los expertos en vaticinios), y muchos se muestran expectantes de cara a la bajada inminente del Cristo. En los últimos días, fuentes del clero romano dijeron que no habrá la tan anunciada venida gloriosa del maestro Jesús, tal como se esperaba, al parecer precedida por trompetas audibles con gran fuerza en todo el planeta.

Algunos religiosos suponen que, de suyo, los plazos están cumplidos para una masiva redención humana, mientras que los hombres de este siglo parecen ir cada vez más en contravía de las leyes eternas a través de un actuar destructivo, opresivo de la vida y de la naturaleza. Por su parte, las criaturas de Dios (se entiende ahí a los reinos distintos del hominal, del humano propiamente), según el mismo Pablo de Tarso, piden la liberación de ese yugo milenario, esperan impacientes el fin  de la sujeción impuesta desde la noche de los tiempos.

Se cree que nuevas pandemias, más graves que el virus letal de la actualidad, se multiplicarán por vía zoonótica, del animal al hombre, como cuenta de cobro por el arrasamiento de las especies de flora y fauna, por el rompimiento de la cadena alimentaria. Un hueco espectral identifica las antiguas fajas vibratorias del ecosistema, en las que discurría la vida primordial con sus frecuencias armónicas, sagradas, al tiempo que el mundo elemental comienza a pronunciarse con drasticidad por la ley de acción y reacción, por causa y efecto.      

 

 

 

 

 


Loading...