¡Atención! A los dirigentes del Huila les digo

Gobernar, no consiste únicamente en atender, en resolver los problemas que tiene la ciudadanía, sino en saber comunicar, saber explicar, saber proyectar cada una de las decisiones y los planes de un determinado gobierno.

alt=

 

Es decir, ya no basta solo con gestionar bien, sino que, hay que saber comunicar bien, porque los ciudadanos no nos movemos necesariamente por aquellos datos que son medibles, comparables y comprobables, sino por las percepciones que cada uno de nosotros tiene de la realidad.

La relación con los medios no consiste en reaccionar ante ellos, sino en anticiparse a ellos, en tomar la iniciativa y ser un generador de noticias y en ese sentido la única forma de controlar la información es dándola en el momento en el que un político o un gobierno comete un error.

La secuencia es muy lógica pero no siempre se cumple. Primero reconocer el error. Segundo, pedir disculpas. Y la tercera y casi más importante es preguntarse o preguntar cómo puede enmendar ese error. Hay una pequeña gran diferencia entre comunicar mucho y comunicar bien. El error muchas veces de los políticos, es intentar llegar a toda la ciudadanía con el mismo mensaje y aunque uno gobierna para todos, tiene que ser muy consciente quién es su público, de dónde viene su público y dónde está su público.

Por lo tanto hay que saber personalizar el mensaje para llegar a cada ciudadano con el mensaje, con lo requerido en cada uno de los momentos. Normalmente siempre se dice que la información es poder, la información si uno no sabe interpretarla o analizarla, son datos únicamente, el verdadero poder es la comunicación, es decir cómo gestionas, como proyectas, cómo distribuyes, cómo personalizas la información. Ese es el verdadero poder.

Los políticos que saben hablar en imágenes acaban ganando muchas veces, lo importante no es dar con el mensaje, el mensaje ya está en la calle la mayoría de las veces, es acertar con la puesta en escena del mensaje. Aquellos políticos que, en sus presentaciones, en sus declaraciones sean capaces de rodearse de una escenografía, de una puesta en escena cargada de mensajes, de valores, de una forma de gobernar, sabrán llegar mucho mejor con su mensaje porque las imágenes generan menos dudas, contienen más información y sobre todo se recuerdan mejor todas las personas.

Es necesario entrenarse también, que los políticos se entrenen con expertos en comunicación de gobierno, antes de cada aparición ante los medios de comunicación, ante la oposición y lo más importante antes del dialogo con los ciudadanos, porque estamos ahora mismo en una situación donde cada declaración, cada acto, cada puesta en escena del político puede sumar o restar en términos de reputación o de imagen pública.

Por lo tanto, hay que ser muy conscientes de que estamos en un momento donde se vive en campaña permanente, que no necesariamente significa estar permanentemente en campaña, pero sí, ser plenamente consciente de que ya se está decidiendo el resultado de las próximas elecciones.