apuestas

OPANOTICIAS

Opinión

Abundancia de ratones

La animalista María Tovar se precia de tener entre sus dilectos amigos a los ratones de su apartamento con quienes establece una comunicación permanente para ´hacerse pasito…’

Abundancia
Por: Fernando Amezquita 13 Oct 2020

Por: Fernando Amezquita

13 Oct 2020

 

Ello implica que esos animales domésticos se pueden dedicar a lo suyo exclusivamente, a aquello que la Divinidad les asignó como una misión para apoyo del ser humano: al reciclaje de basuras y de desperdicios y residuos orgánicos, sin ser exterminados con saña y sevicia por los caseros beneficiarios de sus tareas aparentemente inmundas, pues sufren una persecución despiadada hasta la muerte. María trabaja sin descanso en las últimas décadas por perros, gatos, aves, vacunos, toros y hasta cucarachas…

Luego de conseguir que los roedores actuaran mesuradamente en el interior de la edificación, dio en pedirles mediante un diálogo  telepático, salpicado por meditación, oraciones e invocaciones a su espíritu grupal (el que representa a los ratones) una recompensa: la abundancia para estos días del COVID 19, días de limitaciones y resignación.

La respuesta no se hizo esperar, según ella: aparecieron benefactores que van desde una magistrada generosa –le lleva unos mercados voluminosos- hasta un fabricante de lámparas –quien construyó una pequeña fuente de luz especial con materiales muy finos para que pueda leer de noche sin perturbar a su familia acompañante. María había solicitado apoyo en las redes sociales para reponer un anterior aparato lumínico, averiado por el paso del tiempo y por su uso como lectora impenitente, de madrugada, en combinación con prácticas de meditación y yoga.

La señora Tovar cultiva el orientalismo con suma devoción, y religiosamente comparte con un maestro asiático, su guía espiritual que se mueve en los cielos próximos a la Tierra. Ahora, tras la solicitud de auxilio a los ‘hermanos roedores’ el dinero y los negocios tampoco han faltado, en sus justas proporciones, para satisfacer  las necesidades más apremiantes. Las ayudas aparecen en la  casa, a domicilio, proveídas por las manos de benefactores insuflados por el mundo espiritual de los reinos de la naturaleza, en desarrollo de una negociación de fe razonada, toda vez que la animalista no sale a las calles de la ciudad desde los comienzos de la cuarentena, hace al menos seis meses calendario.

Después de la experiencia con los ratones, su familia entró también en comunicación con éstos (dejó de matarlos), en medio de la más gratificante armonía, jamás soñada. La animalista María recuerda que en el calendario chino se celebra en este 2020 ‘el año de la rata’ y quiere ser consecuente con esa conmemoración. Goza ella de una sensibilidad pocas veces vista en nuestro medio, en virtud de su entrega a los animales que pasan por un sufrimiento evolutivo.

La horizontalidad de los seres vivos, en general, y el mundo divino, en particular, excluye las categorías y las diferencias que conocimos en eras anteriores. 

 

 

 

 


Loading...