Comfamiliar
Opinión

Absurda “revisión” de  la historia huilense (II)

Absurda


Decíamos el martes  que la separata  de SEMANA dedicada a la historia del Huila es desastrosa, un  verdadero fiasco,  y dábamos los primeros argumentos. Hoy abundamos en más detalles que confirman esa apreciación.

Esta separata, en concertación con la dedicada al Tolima-Ibagué, ambas  inspiradas por el  mismo propósito, tiene la clara  intención de “revisar” la historia de la región, negando sus vínculos entre el Tolima y el Huila, especialmente cuando formaban el Estado Soberano del Tolima, cuya unidad e  historia se ocultan y tergiversan ostensible y voluntariamente. Por eso, esos 25 años de  historia se borran en estas separatas o se minimizan. Lo mismo ocurre con otras épocas, todo el siglo XVII, por ejemplo, dominado en la región económica, social y políticamente  por la familia Ospina, cinco de cuyos  integrantes fueron los gobernantes en ese  siglo y de  los cuales –y de su época- no se dice  una sola  palabra, excepto en el caso del fundador don Diego de  Ospina, cuya presencia habría sido difícil negar, como se niega la de sus descendientes  y  sucesores.

Es bien curioso, por lo demás, que mientras se oculta la presencia de protagonistas de la historia de carne y hueso, se acuda a señalar personajes míticos como “un gran señor llamado Neiva” (página 455), de quien no existe documento alguno que demuestre su ilusoria existencia y solo es mencionado por algún aficionado a la mitología local, pero no por ningún historiador serio.

En cambio, y hablando precisamente  de las fiestas, si bien se exalta justamente a figuras como Rumichaca, Anselmo Durán Plazas  y a doña Inés García de Durán, en ninguna parte se habla de Jorge Villamil Cordovez, la mayor gloria de  la música  huilense. ¡Ah! Y las creadoras del traje del baile sanjuanero fueron Elvira y Alicia Ferro, no Elvira y Elcira, como dicen en la ilustración de la página 476.

En la literatura y arte, si bien se reseñan autores y libros emblemas del Huila, como ‘El cadáver’ de nuestro máximo escritor vivo Benhur Sánchez Suárez, no hay mención alguna de don Joaquín García Borrero y su magistral obra poética e historiográfica, ni de los trascendentales ‘Papelípolas’, que marcaron para siempre la literatura huilense.

Y unas mínimas observaciones: La autora de la muñeca ‘La Orquidera’ (no la orquídea), fue doña Aura Muñoz de Vargas, madre de Cecilia Vargas Muñoz, no doña Nora Triana; y don Alfredo Alcid fue el padre, no el abuelo materno de Guillermo Plazas Alcid, hijo de doña Susana Plazas.

La separata, pues, es un fiasco para la historia del Huila; quienes quieran enterarse de ella deben acudir a fuentes serias como La Historia General del Huila, la Historia Comprehensiva de  Neiva, y sus buenos historiadores: Gabino Charry, Joaquín García Borrero, Gilberto Vargas Motta, Francisco de  Paula Plazas, Bernardo Tovar Zambrano, Jairo Ramírez Bahamón, Reynel Salas Vargas, Rodrigo Silva, Humberto Montealegre,  Hernán Clavijo, Camilo Salas Ortiz, Alexander  Quintero y no a estos ‘revisionistas’ despistados  y de  última hora. Y una final reflexión: Los otros fascículos de ‘La historia contada desde las regiones’ que está publicando SEMANA, ¿serán tratados con la misma irresponsabilidad de estos del Gran Tolima?


Loading...
San Pedro Plaza

mya