Los godos desinflados

“He aquí porque no temo a la crítica, sino que antes la incito y la provoco…” Laureano Gómez

alt=

El partido conservador en el departamento del Huila afronta una difícil situación. Después de las elecciones legislativas realizadas el pasado 13 de marzo; tras la perdida de la curul del partido conservador en la Cámara de representantes por el departamento del Huila, se demostró la escasa conexión que sufre el partido con la realidad social y política.  

 

Aunado a esto, para la ciudadanía del departamento resulta una verdad difícil de eludir y es la ausencia de lideres prominentes y destacados en este partido. Hoy por hoy esta colectividad carece en gran medida de un relevo generacional como de una dirigencia competente, las nuevas caras que alardeaban ser el cambio, en el presente son el vivo retrato de las antiquísimas mañas politiqueras que han acompañado a lo largo de la historia este partido.

 

El beligerante concejal conservador Johan Steed Ortiz no es la excepción; quien desde sus inicios como funcionario de la E.S.E Carmen Emilia Ospina fue protagonista del famoso caso de corrupción en el que se le investiga por los delitos de cohecho, al presuntamente recibir coimas por cerca de (1´500.000.000 pesos) “billete por billete” con el objetivo de favorecer a contratistas, como también de tráfico de influencias al presuntamente intervenir en la elección fraudulenta del entonces director de la E.S.E Carmen Emilia Ospina. En el presente cumple el papel de concejal de oposición dejando contemplar su desfasada participación, marcada por un tinte de odio visceral hacia la administración que no hace más que evidenciar un control político sesgado por las desavenencias personales (contra el Politikon) y no en favor del beneficio de la municipalidad.  

 

Por otro lado, el dirigente conservador Jorge Fernando Perdomo quien en la actualidad funge como presidente del directorio departamental del partido, se muestra siempre como un hombre apático, clasista, vanidoso y por qué no decirlo, parece más bien un villano de telenovela mexicana; también investigado por el controversial caso de corrupción de lavado de Activos que salpica a la dirigencia del futbol colombiano. De hecho, desde su llegada al directorio departamental se ha caracterizado por errar en sus decisiones, al favorecer el otorgamiento de avales y el apoyo a lideres políticos que han sido renombrados por su holgazanería e irresponsabilidad.  

 

Los políticos mencionados tal vez han olvidado lo que significa ser conservador, han perdido el norte, se han enfrascado en odios personales y petulancias efímeras. Si buscaran enarbolar ideales y posturas como la de lideres políticos del talante de Laureano Gómez o Álvaro Gómez Hurtado, sin lugar a duda les auguraría éxitos en elecciones futuras, pero como no es así, es muy probable que el transcurrir de 10 años el partido conservador pase hacer un dinosaurio extinto en nuestro departamento.