alt=

Ballenas cumplen un papel fundamental en la lucha contra el calentamiento global


Biólogos de la Universidad de Alaska Southeast descubrieron que las ballenas ayudan a reducir el dióxido de carbono de la atmósfera.

Biólogos de la Universidad de Alaska Southeast descubrieron que las ballenas ayudan a reducir el dióxido de carbono de la atmósfera. De acuerdo con los autores del estudio, los cetáceos se pueden considerar como la mayor reserva de carbono vivo del océano, debido a su biomasa, que en su mayoría está compuesta de carbono.

Le puede interesar: Papa Francisco firmó una carta de renuncia por si sigue empeorando su salud

Ahora bien, una ballena puede llegar a pesar hasta 28 toneladas y tener el tamaño de un avión, razón por la cual son responsables de almacenar una cuarta parte del carbono de la Tierra.

“Su tamaño y longevidad les permiten ejercer un fuerte efecto en el ciclo del carbono, ya que almacenan carbono de forma más eficaz que los animales pequeños, ingieren cantidades extremas de presas y producen grandes volúmenes de productos de desecho”, explicó la bióloga Heidi Pearson.

Asimismo, el excremento de los cetáceos, que es rico en nutrientes, ayuda a que se aumente el proceso de la fotosíntesis en el ecosistema marino, favoreciendo al krill y el plancton, y contribuyendo al almacenamiento de carbono. Además, cuando una ballena muere, su cuerpo cae al fondo marino y el carbono que contiene se transfiere a las profundidades a medida que se descompone.