apuestas

OPANOTICIAS

Neiva

'Hay que dejarse guiar por los ojos del corazón'

Édgar Gómez es un bailarín de Sanjuanero Huilense que se caracteriza porque es ciego, pero eso no fue impedimento para que la noche del domingo se alzara con el triunfo al ver coronar a Sara Sofía Guerrero como Reina Popular.

Hay que dejarse guiar por los ojos del corazón
Por: Rolando Monje 30 Jun 2020

Por: Rolando Monje

30 Jun 2020

La noche del domingo fue histórica y que muy seguramente quedará en la memoria de los huilenses por mucho tiempo. Histórica porque se eligió a la primera reina Popular del Sanjuanero de manera virtual, histórico porque fue una ceremonia sin público y sobre todo histórico porque el parejo de Sara Sofía Guerrero, ganadora del certamen, es ciego por cuenta de un glaucoma que le afectó la retina.

Se trata de Édgar Gómez Guerrero, un experimentado bailarín, de 33 años, quien baila Sanjuanero Huilense desde los cuatro años y hasta los 17 cuando por asuntos laborales decidió viajar a Ecuador. En ese país le diagnosticaron la enfermedad que finalmente lo sumió en las sombras, pero no en la oscuridad.

Para Édgar el haber logrado ser el parejo de la reina ganadora es un sueño hecho realidad. “Fue una felicidad enorme saber que logré un sueño, una meta que tenía bien clara, con toda humildad. Una noche de muchas emociones y sentimientos encontrados”, manifestó.

Aunque ha bailado desde muy niño este año fue la primera vez que se presentó a la audición para ser parejo oficial y los más sorprendente: clasificó y además se coronó junto a su candidata.

“Este sueño de sacar vencedora a una candidata es un sueño que tenemos todos los parejos. Había estado alejado de todo lo relacionado con las fiestas, a los 17 años me fui del país, pero a miles de kilómetros vivía la emoción de las fiestas. Uno tiene que ser seguro de uno mismo y confío en lo que sé y puedo hacer”, expresó.

Muchos se preguntan cómo lo hizo tan perfecto y el confiesa cuál es su secreto, “primero la pasión por lo que se hace, con el primer retumbar mi corazón se dispara. Son muchas cosas, tener bien clara la música, el tiempo y el compás para ejecutar la coreografía; segundo, la armonía, la química, la compenetración entre el hombre y la mujer, es un baile de mucho amor y muchas claves con mi pareja como palabras, el tacto y tener bien claras la planimetría y las figuras y, sobre todo, ponerle el amor a lo que uno hace”, afirmó Édgar Gómez.

Manifiesta que cuando perdió la visión no quería saber nada de nada, nada de nadie, “desde hace cuatro años volví a nacer, la diferencia es que hoy no veo con mis ojos pero ya he demostrado que sí se puede ir más allá”.

“Hay muchas personas que lo tienen todo y se limitan, comenta, hay que seguir luchando por nuestros sueños y metas, que no nos dejemos derrumbar por nadie, de lo bueno y de lo malo se aprende, hay que confiar en nosotros, valorarnos y ante todo seguridad y humildad para lograr lo que se proponga. No se den por vencidos. Podemos tener muchas caídas pero nada impide que nos podamos levantar”.

Finalmente manifestó que “soy conciente de lo que está pasando y lo que viene porque sé que vendrán muchas cosas positivas. No todo lo que los ojos ven es bello, lo mejor es dejarse guiar por los ojos del corazón”.

Orgullo de la familia

Pero si hay alguien más orgulloso del triunfo de Édgar Gómez Rodríguez es Luz Marina Rodríguez Murcia, su madre quien con sus tres hermanas han sido su mayor apoyo en los momentos difíciles y hoy más que nunca se llenan de orgullo.

“Es muy hogareño, muy buen hijo y hermano. Cuando perdió la visión fue un golpe muy duro para él y toda la familia, aún hoy nos duele a todos”, manifestó su madre

Para Luz Marina junto a sus hijas Martha Cecilia, Francia Milena y Andrea del Pilar fue una dicha muy especial el triunfo del domingo porque saben que lo que se propone lo logra, es muy disciplinado en sus cosas y en sus metas.


Loading...